El Teléfono de la Esperanza estrena sede en León para seguir atendiendo a 2.000 usuarios cada año

El alcalde de la capital, Antonio Silván asiste a la inauguración de la nueva sede del Teléfono de la Esperanza de León. Junto a él, la directora del centro, Mercedes Martínez. / Campillo / S. Santos

La asociación estrena un nuevo espacio para seguir trabajando «por la sociedad leonesa» gracias a la colaboración de sus 120 socios y la labor de sus más de 50 voluntarios y profesionales

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Son la voz que arropa cuando las cosas que no van bien, el aliento de ánimo que levanta la moral y las ganas de seguir adelante para todos los que lo necesitan. El Teléfono de la Esperanza y su gran labor en León tienen un nuevo epicentro.

La asociación estrena este sábado su nueva sede con satisfacción y ganas de seguir siendo un pilar para la sociedad leonesa. «Es un teléfono vivo, con un grupo de voluntarios exepcional para todo León y provincia», explica José María Jiménez, vicepresidente del Teléfono de la Esperanza a nivel nacional.

La de León es una de las cinco sedes de esta asociación en Castilla y León y de las 30 que hay en toda España. Con 120 socios y más de 50 voluntarios profesionales, su labor es importantísima para muchas personas en todo León.

«Atendemos a más de 2.000 personas entre grupos, llamadas, asistentes a psicólogos y personas que vienen a comentar su situación», señala la presidenta del Teléfono de la Esperanza en León, Mercedes Martínez.

Los problemas psicológicos siguen creciendo

El perfil de usuario de este servicio ha variado ya que, aseguran, en 2007, acudían más jóvenes que actualmente, aunque ven una tendencia al alza por el aumento de problemas de carácter psicológico. Pero su labor, afirman, es vital en la sociedad leonesa.

«Gracias a ellos, los leoneses nos sentimos cada vez más seguros, más arropados y son la mano amiga que está ahí en los momentos de dificultad», asegura el alcalde de León, Antonio Silván, que afirma que hay un convenio con el Ayuntamiento de León para hacerse cargo de los casos a los que no llega el Teléfono de la Esperanza.

Con el ánimo de crecer para seguir ayudando a León y a los leoneses y seguir siendo esa mano amiga en los momentos complicados, el Teléfono de la Esperanza amplía sus dimensiones físicas para seguir aumentando las de su corazón.