La OCU 'suspende' a León en la limpieza de sus calles, en la que se gasta 53 euros por habitante

La OCU 'suspende' a León en la limpieza de sus calles, en la que se gasta 53 euros por habitante

León es la única capital provincial de Castilla y León que no aprueba y aparece en el puesto 33 de 60 en el informe publicado por la OCU

ICAL

Todas las capitales de Castilla y León excepto León aprueban en la limpieza de sus calles, según el informe elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que se presentó este jueves en Madrid.

En un ránking de 60 ciudades, Burgos y Segovia son las únicas que aparecen entre las diez más limpias, según este estudio que se ha desarrollando entrevistando a 5.260 vecinos de toda España a los que se preguntó por la situación de las calles y aceras, los excrementos de perros, el estado de los parques y jardines, las pintadas, el entorno de los contenedores, la contaminación y la conservación de las zonas alejadas del centro. A nivel nacional, Oviedo, Bilbao y Vigo son las ciudades más limpias, mientras que Jaén es la mas sucia, seguida de Alicante y Alcalá de Henares (Madrid).

En el sexto informe que elabora la OCU desde 1995, todas las capitales de provincia de la Comunidad, con la excepción de León, se posicionaron entre las 17 primeras, solo separadas por cinco puntos en la valoración global que los ciudadanos encuestados hicieron de su limpieza.

Para encontrar a la ciudad de León hay que descender hasta el puesto 33. Es la única de las capitales de Castilla y León que suspende, con una puntuación global de 49 puntos y una bajada de ocho respecto a la valoración que los propios leoneses hicieron hace cuatro años.

Los 53 euros que gasta el Ayuntamiento de León por habitante no parecen suficientes, a juicio de los ciudadanos, que otorgan la peor puntuación al apartado de excrementos, con 36 puntos, y al mantenimiento de las zonas alejadas del centro, con 41. También suspende en la valoración del entorno de los contenedores (44 puntos), en pintadas y carteles (46) y en el estado de calles y aceras (49). Solo recibe un aprobado en la ausencia de contaminación (61 puntos) y en el estado de sus parques y jardines (53).

La OCU destaca en este informe cómo no es posible establecer un patrón que garantice un modelo de mayor eficacia que otro. Así, aseguran, un mayor presupuesto no es garantía de que los ciudadanos estén más satisfechos con la limpieza. De esta forma, ciudades como Valladolid y Gijón destinan sólo 32 euros por habitante y obtienen mejor resultado que otras con presupuestos mucho mayores, como Barcelona, que dedica 106 euros y cae hasta la posición 29.

Tampoco hay correlación, aseguran desde OCU, entre el modelo de gestión empleado para prestar el servicios y la satisfacción de los vecinos. Es mayoritaria la gestión privada que resulta más cara que la pública; 64 euros por habitante y año frente a 48 euros. Lo que sí influye en la nota expresada es la situación geográfica, de tal modo que la zona noroeste de la península, que es «más lluviosa», tiene ciudades más limpias, aunque con excepciones negativas como La Coruña y Lugo.

Además, los responsables de la OCU pidieron mayor transparencia a los ayuntamiento sobre la cuantía y la gestión de los recursos que se dedican a la limpieza. En todo caso insistieron en que más allá del dinero es imprescindible una «adecuada gestión de los recursos» y , sobre todo, el «comportamiento cívico» de los ciudadanos.