El Santander cierra 26 de sus sucursales en León y 60 trabajadores dejarán la entidad antes de noviembre

Imagen de una sucursal del Banco de Santander./
Imagen de una sucursal del Banco de Santander.

La entidad financiera prosigue con su proceso de 'adelgazamiento' en todas las provincias | Quedan 1.236 personas para que se complete la cifra de 3.223 despidos que contempla el ajuste a nivel nacional

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Casi 2.000 personas han suscrito ya el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por el Banco Santander, según los datos facilitados en la comisión de seguimiento del ERE y facilitados por Comisiones Obrera.

En concreto, 1.018 personas han salido hasta el 15 de septiembre y otras 969 personas han firmado su salida para fechas posteriores. Quedan, por tanto, 1.236 personas para que se complete la cifra total de 3.223 despidos que contempla el acuerdo fijado entre las partes.

En detalle

En el caso de la provincia de León el Banco Santander procederá de forma progresiva hasta 26 sucursales. En la actualidad el número de empleados que se han inscrito no llega aún a la decena de empleados (6, se ha advertido en esta jornada), si bien hasta noviembre deberá elevarse esa cifra hasta los 60.

Según CCOO, uno de los sindicatos firmantes del acuerdo, también está prácticamente cerrado el calendario de cierres de las 1.150 oficinas planteado y que se completará, salvo alguna excepción, el próximo 22 de noviembre.

La 'herencia' del Banco Popular

Una vez firmado el ERE, la intención del banco pasa por ponerlo en marcha hasta finales de año y solo si fuera necesario prolongar las salidas durante el primer trimestre de 2020.

El ERE del Santander es la última consecuencia de la compra del Popular que realizó en julio de 2017 cuando la entidad estaba a punto de ser liquidada. El año pasado ya ejecutó un plan pactado con los sindicatos que se saldó con 1.100 salidas, un 3% de la plantilla en aquel momento, que alcanzaba los 34.500 empleados.

De ese millar de empleados que dejaron de de trabajar en el banco, un 63% correspondieron a las prejubilaciones. En total, 378 personas mayores de 55 años accedieron al sistema habilitado para seguir cotizando hasta el momento de cobrar la prestación pública, y otros 294 mayores de 50 años también se sumaron a esta modalidad. El banco destinó entonces unos 300 millones de euros para completar este proceso.

A finales del año pasado inició la integración tecnológica de las plataformas de Popular en las del Santander. En abril ya se había culminado ese proceso en Galicia, Asturias, País Vasco, Cataluña y Canarias, un 40% del negocio. Está previsto que en julio culmine en el resto de territorios.

El sindicato señala que el número total de adscripciones debería ser suficiente para poder cubrir la cifra pendiente dentro de la fase voluntaria, que concluye el 15 de noviembre en la red comercial y en enero de 2020 para el resto de servicios centrales, ya que no se van a poder atender todas las solicitudes de desvinculación recibidas.

El porcentaje de salida de mujeres respeta la proporcionalidad en la plantilla, según CCOO Los sindicatos han insistido al banco en que esta estabilidad no se vea distorsionada por la mayor presencia de mujeres en los tramos de edad inferiores en lo que queda de ERE.

Para CCOO, este ERE es totalmente distinto de los anteriores, tanto por su envergadura como por su ejecución, por lo que durante la negociación se ha insistido en que primero hay que dar respuesta a todas las adscripciones voluntarias antes de llamar a personas que no lo han solicitado deteriorando aún más un clima laboral «ya de por sí tensionado por un proceso tan largo y complejo».

El sindicato ha advertido de que estará «vigilante» para que la voluntariedad sea el criterio que prime en todo este proceso.