El romanticismo de Rubén Darío se cita en León

El romanticismo de Rubén Darío se cita en León

Los leoneses se citan en el Parque del Cid para realizar su particular homenaje al poeta nicaragüense compartiendo poesía y anécdotas de su vida y obra

I. SANTOS
I. SANTOSLeón

«Porque la poesía no sólo es palabra, sino sentimiento». Los amantes de Rubén Darío se han dado cita en la capital leonesa para compartir un momento homenajeando al autor y recordando su muerte, el 6 de febrero de 1916.

Ramiro Pinto, impulsor de la idea, ha comenzado la cita recordando que el poeta se encuentra enterrado en la catedral de León. «Pero en Nicaragua», aclaró el conductor de los actos, animando a los asistentes a buscar vídeos de cómo una gran representación de musas visitan en la catedral la tumba del poeta.

Desde el año 1972 León está hermanada con la ciudad del mismo nombre de Nicaragua. Frente al monumento que lo recuerda en el Parque del Cid, Rubén Darío es reconocido como el Príncipe de las Letras Castellanas.

Porque la poesía no son estatuas sino la palabra, «recitamos sus poesías». Ramiro Pinto hizo una introducción, y dio la palabra a Luis Carnicer quien profundizó un poco más contando algunas anécdotas de su vida y obra y finalmente aquellos presentes que quisieron tomaron la palabra y compartieron con los amantes de Rubén Darío sus versos preferidos.

Un homenaje a un poeta que además de grandes obras dejó sus sentimientos relatados en algunos de sus poemas: «¿Quién que es no es romántico? / Aquel que no sepa de amor y dolor / que se ahorque de un pino será lo mejor...«.