https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

11-M, quince años de memoria

Autoridades políticas y sociedad civil recuerdan a las puertas del Ayuntamiento de León la masacre terrorista del 11 de marzo de 2004, en el que el yihadismo segó la vida de 193 personas | Los representantes de las instituciones democráticas llaman a no olvidar

Minuto de silencio por el 11-M delante del Ayuntamiento en Ordoño II. / Noelia Brandón
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

La sorpresa por los quince años que han pasado ya de aquel dolor era la reacción compartida. Quince años de una mañana, la del 11 de marzo de 2004, que cambió no solo el rumbo del país, sino que también se clavó en el corazón de todos, como la metralla que tanto daño hizo en aquella fría mañana de marzo.

Como ocurre siempre en estas ocasiones, uno recuerda dónde estaba en aquel momento. Qué hacía y en qué momento le cogió la noticia.

Autoridades políticas y sociedad civil han querido guardar un minuto de silencio frente al Ayuntamiento de León en Ordoño II convocados por la Federación Española de Municipios y Provincias.

Al actual subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, le pilló en el puesto de servicio de la Magdalena. «Al principio las noticias eran confusas, no sabíamos qué había pasado, y con el avanzar del día descubrimos la tragedia», comentaba tras el minuto de silencio.

«Son quince años en los que recordamos, pero también para no olvidar, porque ni queremos ni podemos olvidar como sociedad la barbarie terrorista», expresó el alcalde de León, Antonio Silván. Por su parte, Juan Martínez Majo animó a recordar «sin guardar rencores pero buscando que no vuelva a ocurrir».

El acto también contó con el consejero de Empleo de la Junta de Castilla y León, que avanzó que «hoy es un día para el recuerdo y el reconocimiento de las víctimas».

El Procurador del Común, Tomás Quintana, recordó que «la lacra del terrorismo está viva y es algo que la sociedad tiene que combatir con todos los medios que tiene a su alcance, para que actos tan execrables no se vuelvan a repetir; hay que estar muy atentos», señaló después de mostrar su interés en «mantener la memoria de las víctimas y de sus familiares».

Un minuto de silencio culminado por un cerrado aplauso con el que recordar no solo a las 192 personas fallecidas, sino también el dolor que provocó en todos la injusticia del terrorismo.

El 11 de marzo de 2004, una serie de bombas colocadas por el terrorismo yihadista en varios trenes de Cercanías sembró el pánico en Madrid capital, en una jornada de dolor y muerte.