El Procurador pide una unidad de referencia en Castilla y León para tratar a los pacientes con labio leporino

El Procurador pide una unidad de referencia en Castilla y León para tratar a los pacientes con labio leporino

Esta institución, después de recibir numerosas quejas, ha detectado que no existe un protocolo de actuación específico para estos casos

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Una resolución del Procurador del Común, Tomás Quintana, insta a la Junta a la creación de un centro de referencia en la comunidad para los pacientes aquejados de labio leporino y fisura palatal.

También una mayor coordinación, mediante un protocolo único, que impida el «peregrinaje« de los pacientes afectados por las distintas especialidades.

Según recoge la resolución, el Procurador recibió una queja por las presuntas deficiencias existentes en la atención que se dispensa a los pacientes afectados.

En el escrito de queja se ponía de manifiesto la ausencia de una Unidad Multidisciplinar y la existencia de importantes deficiencias en el tratamiento de estos pacientes.

También se denunciaba que no existe un protocolo para abordar esta dolencia, carencias que se extendían, asimismo, a los tratamientos de rehabilitación (logopedia, ortodoncia y psicopedagogía) o a centros que no cuentan con UCI pediátrica.

La versión de Sanidad

Según la Consejería de Sanidad, estos pacientes son valorados por Servicios de Pediatría de los diferentes hospitales en los que son diagnosticados en el momento del nacimiento.

Posteriormente son estos Servicios los que derivan a los pacientes a Cirugía Pediátrica, Maxilofacial y Plástica. «Pero las personas afectadas manifiestan que el alcance de las malformaciones no es detectado en período prenatal por falta de coordinación y pruebas, que no existe tratamiento multidisciplinar ni expediente único, lo que genera disfunciones en el tratamiento«, se apunta en la resolución.

«No hay un protocolo de actuación específico»

Por su parte, el Procurador del Común ha detectado que no hay un protocolo de actuación específico en la materia más allá de la remisión genérica a los «protocolos de tratamiento establecidos por las sociedades científicas» lo que puede determinar «descoordinación sobre la atención prestada».

Por todo ello, el Procurador ha propuesto la aprobación de un Protocolo específico y único que mejore la coordinación y la atención homogénea e integral del tratamiento de estos menores, toda vez que este tipo de problemas congénitos producen dificultades en la alimentación, en el desarrollo del lenguaje y la audición, así como en el desarrollo dentario y facial.

Unos problemas que pueden «derivar en problemas de comunicación y de integración social de los afectados«, ha resaltado el Procurador.

Además, teniendo en cuenta la complejidad de la situación y los distintos aspectos de la dolencia, el Procurador considera que la atención de estos pacientes podría mejorar notablemente si hubiera un centro de referencia para tratar a los afectados desde el momento del nacimiento.