https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Prisión para un ladrón que asaltaba bares en León capital a la hora del cierre

Juzgados de León. /
Juzgados de León.

El acusado llegó a cometer tres robos en la misma noche, aprovechando que los empleados estaban realizando tareas de limpieza | Se enfrenta a tres años y nueve meses de cárcel

a.c.
A.C. León

El Juzgado de lo Penal nº1 de León juzgará el 31 de noviembre a un varón de origen rumano como autor de al menos cuatro robos en bares de la capital leonesa a los que accedía coincidiendo con la hora de cierre. La Fiscalía le solicita una pena de tres años y nueve meses de prisión.

Los hechos tuvieron lugar pasada la medianoche del 30 de abril del 2018 cuando el acusado, natural de Rumanía y con antecedentes penales, accedió a un establecimiento situado en la calle La Rúa cuando estaban realizaban labores de cierre, accediendo al vestuario del local donde se apoderó de 500 euros que una empleada del local tenía en su bolso.

Días más tarde, el 8 de mayo, el acusado uso el mismo 'modus operandi' para acceder a un local sito en la calle Velázquez, al que accedió fuera de su horario de apertura y llegó a la zona de las taquillas, donde se apoderó de 315 euros de un empleado, 50 euros, dos tarjetas de memoria y una adaptador de tarjetas de una empresas y otros 25 euros de una tercera.

Tres robos en una noche

Al escuchar ruidos, los empleados se acercaron a la zona de la taquilla y al abrir la puerta, el acusado la cerró golpeándole la mano y empujando a una de las trabajadoras, iniciando un forcejeo, consiguiendo finalmente huir con los efectos sustraídos, tirando en su huida un biombo para evitar ser perseguida. Como consecuencia de los hechos, uno de los empleados sufrió un esguince en el pie derecho y de muñeca, lo que le mantuvo 10 días de baja.

Ese mismo día, el acusado se dirigió a un pub de la calle Ancha, a las 23:25 horas, momento en el que un empleado estaba realizando las labores de cierre. Tras acceder a su interior, se apoderó de 1.100 euros de la caja registradora.

Minutos después, accedió a un bar en la calle Federico Echevarría y con la excusa de acceder al baño entró en la barra y se apoderó de 630 euros de la caja registradora. El acusado fue detenido el 13 de mayo y permanece en prisión desde el día 15.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son continuados de un delito continuado de hurto, de robo con violencia y dos delitos leves de lesiones y de maltrato de obra y solicita una pena de tres años y nueve meses de prisión así como una multa de tres meses a razón de seis euros diarios.

Por su parte, la defensa niega los hechos pero, de forma subsidiaria y en caso de ser condenado, solicita que se tenga en cuenta que se su cliente tiene problemas de alcoholismo y drogodependencia y que carece de formación académica que le permita entender el español, máxime cuando no sabe ni leer ni escribir en su propio idioma.

 

Fotos