El Policía Local que hirió a un sospechoso disparó el arma de forma accidental tras ser golpeado

Imagen de un vehículo de la Policía Local de León./
Imagen de un vehículo de la Policía Local de León.

El primer informe facilitado por el caso revela que el sospechoso, con un arma real en el momento del atraco, impactó contra el agente tras saltar desde un muro después de no atender de forma reiterada las órdenes de 'alto' y efectuarse dos disparos previos al aire

LEONOTICIASLeón

La herida de bala de un sospechoso de cometer un atraco a punta de pistola en un bar situado en la calle Mariano Andrés fue efectuada de forma accidental por el agente que le perseguía en ese momento.

Según consta en el informe preliminar -al que ha tenido acceso leonoticias- el policía, que había disparado por seguridad dos disparos al aire en una zona abierta y libre para esa acción, fue golpeado por el sospechoso cuando descendía del muro en el que se había atrincherado en una zona de muy baja iluminación.

El herido, que presenta una herida de bala de carácter leve en un brazo, fue reconocido por parte de los titulares del bar donde se cometió el robo como el responsable de acceder al mismo con un arma.

La titular del bar, en el informe al que ha tenido acceso leonoticias y que forma parte del atestado en poder de la Policía Nacional, manifestó «a los comparecientes que tiene la seguridad de que la pistola pude ser real ya que tenía aspecto metálico y era de color negro».

En detalle

Maleza y oscuridad

Fueron los agentes de la Policía Local quienes, tras intervenir en el lugar, observaron «cómo un individuo que porta ropa oscura, complexión delgada de un metro ochenta aproximadamente caminaba por la acera de números pares de la Avenida Álvaro López Núñez procedente de la avenida Mariano Andrés« girando »la cabeza en todo momento para observar a la dotación policial«.

Fue así hasta que comenzó una «veloz huida» hacia Álvaro López Núñez accediendo posteriormente a la calle Tres Mitras al final de la cual «hay un muro el cual escala el mismo para saltar al otro lado con la intención de huir de los agentes» los cuales le indicaron «de viva voz y en numerosas ocasiones 'Alto Policía, alto policía' haciendo caso omiso».

Los agentes, según consta en el auto policial, procedieron a saltar igualmente el muro encontrándose en un solar completamente oscuro y con «muchísima maleza» en el que resultaba fácil esconderse.

Pistola real

Fue en ese lugar donde se realizaron nuevos requerimientos para que abandonara el lugar y saliera de la oscuridad siempre ante la certeza de que la persona a la que se requería podía «portar una pistola real».

Finalmente los agentes intuyen la presencia del sospechoso detrás de un muro de metro y medio de alto para a continuación visualizar cómo intentaba acceder al tejado de una vivienda.

En ese momento tuvo lugar la acción clave: los agentes solicitaron nuevamente «que levante las manos, si bien lejos de obedecer dicha persona continúa con su actitud negativa, incorporándose ligeramente, observando los agentes cómo baja la cremallera de la cazadora e introduce su mano en el interior de la misma momento en cual el agente 3xxx observando que la zona es segura para posibles rebotes realiza un disparo de advertencia al aire apuntando en todo momento al cielo«.

Pese a ello el sospechoso «continúa con su actitud de introducir su mano en la cazadora llegando al lugar el agente 3xxx a realizar un nuevo disparo de advertencia si bien intenta colocarse en el muro para poder saltar al otro lado«.

Actitud amenazante del sospechoso y el disparo

Los agentes (tres en ese momento), con sus armas desenfundas ante la actitud amenazante del sospechoso, no encontraron colaboración alguna del mismo quien se negó a deponer su actitud y descender del muro en el que se encontraba.

Fue un agente quien le cogió de la pierna «para poder bajarlo, momento en el cual dicha persona se precipita sobre un cableado de luz quedando unos instante colgado del citado cable para posteriormente arrancar el mismo con sus correspondientes grapas el cual golpea fuertemente contra el arma de dicho agente disparándose de forma involuntaria debido al fuerte golpe y quedándose ésta encasquillada con la corredera hacia detrás«.

Tras el suceso se ha abierto el expediente que de forma habitual se tramita cuando suceden este tipo de acciones mientras el sospecho recibirá el alta en las próximas horas al carecer de importancia su lesión. En la escena de la detención, según consta en la información a la que ha tenido acceso leonoticias, no se localizó el arma que portaba el detenido en el momento del atraco según la identificación facilitada por los titulares del bar en el que se cometió.