La plantilla de Vestas pide a Majo que medie para lograr una reunión con Juan Vicente Herrera

Protesta de los empleados de Vestas. / Inés Santos / D. González

Los empleados de la planta de Villadangos se han concentrado en Botines para «concienciar a León de que perder estos 2.000 puestos de trabajo directos e indirectos es un problema para toda la provincia»

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Vestas sigue en lucha. Los trabajadores de la planta de Villadangos continuan con sus movilizaciones en busca de conseguir una reunión con la dirección de la empresa para desbloquear la situación y conseguir que no se deslocalice la produccion a China, lo que dejaría en el paro, de forma directa e indirecta, a 2.000 personas.

«Queremos llegar a un acuerdo con la empresa y exigimos luchar por el mantenimiento del empleo en Villadangos. Espero que las administraciones, los políticos, se impliquen y nos ayuden», afirma Juan Francisco García, presidente del Comité de Empresa de Vestas.

Unas 80 personas se manifestaron en la plaza de Botiens de León, mientras continuan las protestas en la fábrica de Villadangos.

Los trabajadores piden ayuda a las administraciones y han solicitado al presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, que medie para conseguirles una reunión con el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Mientras tanto, buscan concienciar a León del problema de esta situación. «Esto no es un problema para los 2.000 puestos directos e indirectos que se perderían. Es un problema para toda la provincia y la ciudad de León, que no se puede permitir perder estos trabajos. ¿Quién los va a absorber? ¿Qué futuro le queda a esta tierra?», lamenta García.

La lucha comenzó el 28 de junio con paros parciales y, desde el 16 de julio con la huelga indefinida. A día de hoy, no tiene visos de que vaya a finalizar pronto: «esto no se va a solucionar a corto plazo».

Ante la negativa de la empresa a sentarse a negociar y la exigencia de que desconvoquen la huelga, algo que el comité de empresa no acepta, las movilizaciones seguirán.

Los trabajadores de Vestas no cesan en su lucha y mantienen en pie sus protestas. La amenaza del traslado de toda la producción de la planta de Villadangos a China pone en jaque a todos los empleados de esta factoría que no van detener su empeño de salvar sus puestos de trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos