Piden cárcel por propinar un puñetazo en un local de León a un varón que perdió el sentido del olfato

Piden cárcel por propinar un puñetazo en un local de León a un varón que perdió el sentido del olfato

El acusado asegura que estaba en su país de origen de vacaciones en la fecha de la agresión y solicita su libre absolución

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El Juzgado de lo Penal nº2 de León juzgará el próximo 26 de marzo a un varón que se enfrenta a dos años de cárcel por propinar un puñetazo a un varón que sufrió una contusión cerebral y perdió parte del olfato

Los hechos se remontan a las 10:45 horas del 10 de abril de 2016 cuando el acusado, de nacionalidad rumana, propinó un puñetazo a un varón con el que mantuvo un enfrentamiento a las puertas de un local en la calle Ramón y Cajal.

Como consecuencia de la agresión, el varón se cayó al suelo y se abrió una brecha en la cabeza, sufriendo una herida incisa en la cabeza, una contusión cerebral y un hematoma subdural en el cerebro.

Lesiones que precisaron tratamiento quirúrgico para evacuar el hematoma así como una rehabilitación neuropsicológica, tardando en curar 284 días, de los que 107 estuvo hospitalizado y 177 de baja, sufriendo un leve deterioro en las funciones interpersonales y sociales de la vida diaria así como pérdida del olfato. Los gastos originados al Sacyl ascendieron a más de 26.000 euros.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones y solicita para el acusado una pena de dos años de cárcel así como el pago de 18.110 euros de indemnización por las lesiones y 30.000 por las secuelas así como le impone el pago de las costas del Sacyl.

Hechos que la defensa del acusado niega al advertir que los testigos que presenciaron la agresión describieron al agresor como un hombre moreno y calvo y su representado es de tez blanca, rubio y de pelo corto, no coincidiendo la descripción efectuado a pesar de haber sido reconocido fotográficamente.

Asimismo, hace alusión a una lesión que sufre su cliente en la pierna izquierda que le impide correr, afectando incluso a su deambulación a lo que se suma que en la fecha de la agresión se encontraba en su país de origen de vacaciones. Por todo ello, solicita su libre absolución.