Sin ellas, el mundo se para

Ocho mujeres anónimas de la sociedad leonesa analizan en leonoticias la realidad que viven las mujeres con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este 8 de marzo, y donde se exigirá la equiparación salarial y la igualdad real entre ambos géneros

RUBÉN FARIÑASLeón

Este 8 de marzo las leonesas saldrán a la calle para clamar por la igualdad, sus derechos y una equiparación en los salarios entre hombres y mujeres.

Con motivo de esta efeméride, de este Día Internacional de la Mujer, leonoticias ha conversado con ocho mujeres anónimas, quienes han aportado su visión personal de cómo ven esta jornada.

Fue en un 8 de marzo de 1857 cuando quedó datada la primera protesta femenina en pro de sus derechos y mejoras laborales. Aunque el trágico suceso que marcó esta lucha fue el incendio de la fábrica Shirtwaist, en Estados Unidos, donde murieron 146 personas.

Desde 1975, la ONU declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, que se empezó a celebrar en 1977. Ahora, en 2018, las mujeres tomarán León para reivindicar la igualdad de género.

Áyesa, 36 años

Áyesa, 36 años camarera

A sus 36 años, Ayesa compatibiliza su puesto de camarera con la labor de ejercer de madre de sus dos hijos. «Gracias a la ayuda de los abuelos, porque las ayudas económicas o de conciliación laboral son muy pocas».

Esta mujer considera que existe un concepto «bastante antiguo» de que ellas son inferiores al hombre. «Por esto no se las contrata o se valoran según tengan hijos, la edad, si están en edad fértil o no».

Afortunadamente, cree que se ha evolucionado bastante y que ahora es «cuestión de todos» seguir trabajando por la igualdad. «Nos tiene que apoyar el hombre, los familiares, la empresa, el gobierno… todos».

Olimpia Prieto, 72 años

Olimpia Prieto, 72 años Ama de casa - jubilada

Trabajó de dependienta en Roma40 pero una vez que se casó tuvo que dejar su puesto de trabajo para dedicarse a sus hijos. «Mi marido me dijo que mejor en casa a cuidar a mis hijos; y tuve cuatro», explica Olimpia Prieto, que ejerce como ama de casa desde hace 49 años.

Reconoce que los tiempos han cambiado, antes con un sueldo daba para mantener la familia. «Yo vivía muy bien. Me ocupaba de los niños, llevarles al cole, la comida… ahora la mujer no puede hacer eso». Cuando trabajaba cobraba 3.500 pesetas y no existía discriminación a la hora de equiparar salarios entre hombres y mujeres pero «los cargos más altos eran para los hombres».

Analizando la situación actual, clama porque se reciban más ayudas, se abran más guardería y se permita a la mujer conciliar el trabajo con la familia. Por ello, si pudiera, acudiría a la manifestación de este jueves «pero no puedo porque tengo a mi marido que me necesita todo el día», lamenta.

Vicky, 21 años

Vicky, 21 años UNIVERSITARIA

La juventud llega con fuerza. Vicky, con 21 años, tiene claro que los principales retos de la mujer son «que se nos visibilice en la mayoría de ámbitos y empoderarnos para estar presentes en la sociedad».

Ella estudia Filología y reconoce una breca salarial unida al techo de cristal «por la cantidad de trabas para acceder a cargos y puestos altos». Todo esto se debe a que «no se toma en serio a la mujer, se le sexualiza todo lo que dice y ejerce un poder sobre ti por el mero hecho de que eres mujer».

Asegura no conocer a ninguna mujer que no haya sufrido discriminación por cuestión de género y exige que se trabaje en la educación de niños y niñas para corregir las desigualdades. «Hago huelga y acudiré a las movilizaciones. Es algo simbólico, pero es una forma de demostrar que sin nosotras esto se para».

Leticia Diéguez, 33 años

Leticia Diéguez, 33 años Asesora fiscal

Leticia ejerce de autónoma. Esta circunstancia no le permitirá acudir al parón. «Tengo que seguir trabajando, no puedo cerrar la puerta y que mis clientes no puedan entrar». A pesar de ello, cree en la causa que defiende el colectivo y reconoce las dificultades para lograr escalar.

«La causa fundamental son los hijos, no te permite trabajar más de ocho horas al día y ello te limita a avanzar en un puesto de trabajo».

Tiene 33 años y cree que ha habido cierta evolución en la igualdad en el mercado laboral. Desde su asesoría pide que todas las personas puedan realizar la misma labor. «Que no haya labores que solo se asignen a los hombres y, al contrario, labores que solo se asignen a las mujeres; que se haga lo mismo siendo hombre o mujer».

Jessica Martínez, 32 años

Jessica Martínez, 32 años FUNCIONARIA

Es jefa de la Unidad de Violencia sobre la Mujer de la Subdelegación de Gobierno en León. Por esta circunstancia se siente afortunada. «Nunca he sufrido ningún tipo de discriminación en mi trabajo, es una de las suertes de trabajar en la propia administración».

Reconoce una brecha salarial entre hombres y mujeres porque «es una diferencia que siempre ha habido», al igual que entre pensionistas. «Es cierto que queda muchísimo por hacer pero hemos avanzado mucho y la idea es seguir haciéndolo con nuevas políticas».

Para seguir adelante, es importante que la pareja apoye y desde las instituciones se realizarán campañas de sensibilización en colegios, institutos y centros de formación. No acudirá a la manifestación pero apoyará la coyuntura con actuaciones, charlas y su presencia allí donde se precise.

Belén Gutiérrez, 58 años

Belén Gutiérrez, 58 años Médico ademar león

El Abanca Ademar decidió contar con sus servicios y ella es «una más» dentro del equipo de balonmano leonés. Belén es médico del conjunto marista y considera «tan importante la igualdad en el acceso a puestos de trabajo como la equiparación salarial».

A sus 58, cree que sigue existiendo el problema del techo de cristal. «A veces nosotras mismas rechazamos cargos por el tema del hogar y los hijos. Yo acepté el puesto en el Ademar con ese condicionante, que no tuviera que viajar con el equipo, porque no estaba dispuesta a asumir esa circunstancia».

Durante esta mañana parará su actividad a la hora establecida y «aunque no me encuentro especialmente discriminada» considera que hay muchas mujeres que necesitan su apoyo y acudirá a las actividades previstas para este 8 de marzo.

Noelia Brandón, 27 años

Noelia Brandón, 27 años Periodista

Las periodistas de León también pararán. Noelia acudirá a una concentración programada a las 12:30 horas en Botines. «Es muy paradójico que no haya ninguna mujer que controle un medio de comunicación en este país», lamenta esta joven cámara de leonoticias.

No ve lógico y normal pensar que una mujer cobre menos que un hombre «por el mejor hecho de haber nacido mujer» y cree que va siendo hora de aceptar «que la mujer no es la persona, dentro de la uniad familiar, que tiene que cargar de manera intuitiva con toda esa carga».

Recuerda un hombre que se empeñó en llevarla el trípode «porque decía que no podía ver a una mujer cargada», un acto que tacha de discriminatoria hacia la mujeres. También afirma que no podría compaginar su puesto de trabajo con la función de madre.

Por todo ello, pide un gobierno «consciente de la realidad», que no haya un presidente que no quiera meterse en estos asuntos y pide un cupo «por ley» que rompa el techo de cristal.

Marimar Pablos, 51 años

Marimar Pablos, 51 años Kiosquera

Desde su kiosco en el barrio de El Ejido, tiene claro que hay que «luchar día a día, estar convencidas de que somos iguales, tener las ideas muy claras y que nadie nos quiera convencer».

María del Mar tiene 51 años y pide honradez a los políticos para que exista «realmente igualdad». También reclama ayudas económicas y facilitar la conciliación familiar. «Solo hay que echar un vistazo al mundo y ver las facilidades que hay en otros países».

Acudirá a la manifestación de este 8 de marzo. «Voy a participar, muy convencida, con pancartas y frases que me han gustado mucho. Voy con mi hija y, si puede, mi hijo también. Creo que es cosa de hombres y mujeres, esto se soluciona entre hombres y mujeres, es cosa de la sociedad».

Contenido Patrocinado

Fotos