Los médicos 'paran' en León por ser los «grandes perdedores de la crisis» y defender a la ciudadanía

Médicos en la puerta del centro de salud de la Condesa. / Sandra Santos

El Hospital de León y los centros de salud exigen al consejero de Sanidad que plasme sus compromisos y recuerdan que «estamos preparados para atender a pacientes y no para conducir dos horas de media»

RUBÉN FARIÑASLeón

Los médicos leoneses han vuelto a parar y han participado en un acto testimonial para reclamar que siguen esperando un gesto de la administración que les permita recuperar sus derechos.

La reivindicación es «una parte nacional y un 90% autonómica», señala José Luis Villarig, presidente del Colegio de Médicos de Castilla y León. «Hemos aguantado todos estos años por responsabilidad y bien de los ciudadanos, y todo tiene un límite».

Los médicos se consideran los «grandes perdedores de la crisis», con una gran merma de condiciones laborales, económicas y personales. Por ello, desde el Colegio no renuncian a una posible huelga si la situación sigue sin mejorar.

Sobre la mesa ya han puesto la productividad variable y la carrera profesional. También exigen traslados más reducidos porque ellos están «para atender pacientes y no para conducir dos horas».

Todas estas reclamaciones redundan en interés de los ciudadanos, en algo tan importante como la salud, que «si va mal para los médicos irá mal para todos».

Concentración en centros de salud

En el centro de salud de la Condesa, un grupo de facultativos se han concentrado ante la falta de personal, los recortes insostenibles y el exceso de ratios de pacientes.

Natividad Suárez, médico de Atención Primaria, denuncia la actitud de Sanidad con contratos precarios a personal no fijo y que les lleva a buscar otros destinos en Europa: «Nos quedamos sin médicos», asegura.

En la Condesa, la Consejería ha establecido 1.280 tarjetas sanitarias por profesional y ese número se puede superar hasta un 20%, cifra que ya han alcanzado todos los trabajadores. «Hemos llegado al límite de 1535 y algunos hasta lo sobrepasamos. Tenemos siete minutos para cada consulta y algunos turnos nos lo doblan».

Por ello, reclaman la dimisión de Sáez Aguado, que cese por voluntad propia porque «nos ha hundido la Sanidad de Castilla y León».

Los médicos se consideran los grandes perdedores de la crisis, con una gran merma de condiciones laborales, económicas y personales. Por ello, desde el Colegio no renuncian a una posible huelga.

Sobre la mesa ya han puesto la productividad variable y la carrera profesional. También exigen traslados más reducidos porque ellos están para atender pacientes y no para conducir dos horas.

Todas estas reclamaciones redundan en interés de los ciudadanos, en algo tan importante como la salud, que si va mal para los médicos irá mal para todos.

 

Fotos