'Marzas' con huella de mujer

La plaza de San Marcelo da cobijo a los 'marzeros' que, fiel a sus antepasados, celebran el tradicional canto de alabanza a la primavera, con la reivindicación del papel de la mujer en la difusión y preservación de las tradiciones leonesas

Celebración de las Marzas en la plaza de San Marcelo. / S. Santos
A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

León anuncia la llegada de la primavera. Lo hace a través de las Marzas que, si el año pasado veían como la lluvia ahogaban su mayoría de edad, este sábado han disfrutado de una noche casi primaveral.

La plaza de San Marcelo volvió a ser el escenario donde marceros y marceras, al estilo fiel de los antepasados han celebrados las 'Rondas leonesas'.

Un festejo ancestral recuperado hace ya 19 primaveras años por la Asociación Cultural Aguzo y en el que la música tradicional, los bailes y las canciones picarescas y de cortejo anuncian el final del invierno y el comienzo de una época más próspera.

Una celebración que se ha resistido a desaparecer. Ya lo dice el refrán, renovarse o morir. Porque si de algo difieren los festejos de ayer a los de hoy es en la participación de las mujeres aquellas que, por derecho propio, se han ganado su lugar como marceras.

Fue el mensaje en forma de homenaje que hizo el mantenedor Juan Carlos Ponga a las mujeres que, de forma silenciosa, han sabido preservar los cantes y los bailes de la tradición leonesa, mujeres que han sabido atesorar la esencia de León.

Para cerrar y siguiendo la tradición, el escritor pidió el tradicional permiso a la autoridad que sin dudarlo dio el beneplácito.

Así, vestidos con los trajes típicos del viejo reino, hombres y mujeres formaron un nutrido grupo que cantó y bailó por las calles del centro de la capital, haciendo de las marzas una fiesta querida y reconocida, que sin duda compone parte de la esencia de un León con historia.

Temas

León