León no tira la toalla y lanza un guante a Asturias para unir Fuentes de Invierno y San Isidro

El diputado Miguel Ángel del Ejido y Juan Martínez Majo, durante la visita a San Isidro. / S.S.

El presidente de la Diputación asegura que sigue esperando la anunciada llamada del Principado e insiste en la necesidad de que paguen aunque ponen a su disposición todas las facilidades

A.C. | J.C.
A.C. | J.C. León

La fusión física de San Isidro y Fuentes de Invierno, que daría como resultado el complejo invernal más grande de la Cordillera Cantábrica, sigue siendo un objetivo de primer orden para Juan Martínez Majo. Y por ello, no tira la toalla. Eso sí, asegura que aún sigue a la espera de la anunciada llamada del Gobierno de Asturias.

El presidente de la Diputación insiste en una entrevista en leonoticias la imposibilidad de formalizar esa fusión sin un plan de pagos, si bien, insiste en que está dispuesto a negociar las condiciones y los plazos.

«Tengo testigos de cuando llamé al consejero de Deportes y le planteé el pago ahora de un megavatio y los dos restantes en cómodos plazos para poder llegar a una solución tras al aportación de casi 12 millones que inyectó la provincia por la línea eléctrica».

Es más, Majo entiende necesario que León y Asturias avancen en un modelo de estación conjunta para que el usuario pueda disfrutar de las instalaciones en mejores condiciones y sin trabas. Aunque hasta la fecha lo ve imposible.

«Ojalá podamos unir San Isidro y Fuentes. Sigo creyendo que en algún momento lo conseguiremos Vamos a intentar salvar ese problema».

Cesión de la gestión

Al margen de las negociaciones, asegura que se está trabajando en un sistema de gestión privado o mixto y asegura que el diputado de Desarrollo Económico, Miguel Ángel del Egido,está trabajando intensamente en ese objetivo. El objetivo final, dotar a la estación de un sistema de gestión más ágil y rápida. «El mundo privado funciona de otra manera».

En cuanto a Leiteariegos, Majo destaca la inversión de ocho millones de euros que se traducirá en un revulsivo para la zona de Laciana y la comarca de El Bierzo.

Y sobre el agujero que ocasionan las estaciones, que sin inversiones directas se elevan en estos tres años por encima de los 4,5 millones de euros, asegura conformarse al saber que ese dinero repercute en positivo en las zonas de influencia. «No es dinero perdido sino ganado». En cualquier caso, insiste en la necesidad de ceder la gestión. «Hay que reinventarse y más en un sector que lo hace año a año».