León renuncia a los gastrobares en el Mercado del Conde Luna y busca ocupar los puestos vacantes con más oferta

Mercado del Conde Luna de León capital. / Noelia Brandón

La falta de licitación desde 2014 lleva a este lugar por debajo del 50% de ocupación y los comerciantes, a quien se quiere dar la última palabra en todo lo referente a este espacio, trabajan en crear una asociación

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

El histórico Mercado del Conde Luna quiere vivir una segunda juventud y revitalizarse para volver a ocupar el lugar que siempre tuvo entre las preferencias de los leoneses a la hora de hacer la compra.

El Ayuntamiento de León ha mantenido una reunión con los comerciantes, donde éstos han trasladado a la concejala de Promoción Económica sus «preocupaciones» sobre el futuro que le espera a la instalación. «Nos vamos a poner a trabajar, en colaboración con ellos, para establecer un programa de actuaciones y solucionar la paralización de los últimos años», ha asegurado Susana Travesí.

La concejala ha reconocido que el principal problema del mercado es la «parálisis» a la que se ha sometido este espacio desde 2014, última fecha en la que se sacaron licencias para crear nuevos puestos.

Actualmente, el Conde Luna cuenta con 18 tiendas y 20 espacios sin negocios, lo que supone menos del 50% de ocupación. Está situación ha llevado a perder oferta al edificio y el Consistorio trabajará «en un pliego para sacar a licitación esos puestos y que se cubran el mayor número de ellos».

Con esta licitación se quiere conseguir una oferta más variada porque «no es cuestión de que haya cinco puestos de cada producto, sino que haya variedad y la oferta sea más diferenciada».

No habrá gastrobares

Un estudio encargado por el anterior equipo de gobierno para analizar la situación y buscar alternativa se admitirá por los actuales expositores para tratar de dar una solución y más visibilidad este espacio.

La idea de futuro que baraja la Concejalía de Travesí es «mantener el mercado tradicional con exposición y comercialización», mientras que no se baraja incorporar gastrobares donde se pueda consumir directamente un producto o tomar una consumición.

La última palabra es de los comerciantes

Con todo ello, la última palabra corresponderá a los comerciantes en todas las decisiones que se tomen en referencia al Mercado del Conde Luna.

En materia de inversiones, el Ayuntamiento de León debe «liderar» la búsqueda de financiación y tratará de sumar a otras instituciones para lograrlo, aunque los propios vendedores no ven necesaria una intervención en este momento.

De todos modos, Susana Travesí les ha invitado a constituirse en asociación para tener más peso e importancia, lo que les facilitará presentar proyectos y optar a subvenciones. «Ellos mismos decían que sí, que era imprescindible, y recordaban que en su día ya lo fueron».

Actualmente, el Mercado del Conde Luna es el medio de vida de una veintena de familias leonesas que trabajan en este espacio, un espacio para el que se busca más contenido, más variedad de producto y una oferta referente en el sector alimentario de la ciudad de León.