https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

León se conciencia para reciclar: el 65,6% de los hogares dispone de un espacio para depositar envases de plástico, latas y briks

León se conciencia para reciclar: el 65,6% de los hogares dispone de un espacio para depositar envases de plástico, latas y briks

Ecoembes destaca que las viviendas en la provincia tienen una media de 3,1 cubos para poder reciclar

ICALLeón

El 65,6 por ciento de los hogares de Castilla y León declara disponer de un espacio en su casa para depositar los envases en el cubo amarillo (envases de plástico, latas y briks), según el «Estudio de hábitos de reciclaje» elaborado por el Instituto Apolda para Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España.

En concreto, los hogares catellanos y leoneses tienen una media de 3,1 cubos para poder reciclar, un dato que aumenta con respecto al año anterior, «rompiendo así con el mito de que es difícil reciclar por la falta de espacio en casa». De hecho, según se desprende de este informe, los recicladores afirman que separar los residuos es una labor importante «aunque no todo el mundo lo haga» y que «reciclar bien los envases es motivo de orgullo como ciudadano».

Los resultados concluyen que la sociedad de Castilla y León cada vez tiene menos dudas a la hora de depositar los residuos en el contenedor adecuado. Así, el 61,6 por ciento afirma asociar y tirar siempre en el contenedor amarillo las botellas, botes o garrafas de plástico y el 51,4 por ciento en el caso de los briks.

Las latas de bebida (49,3 por ciento) y las tarrinas o vasos de yogurt de plástico (49,2 por ciento) son otros de los envases que más se relacionan y depositan en este contenedor. Por su parte, los aerosoles (29,2 por ciento) y los tapones de plástico (29,8 por ciento) son los que menos se asocian con el contenedor amarillo y, por tanto, los que menos se reciclan.

Y entre todos los perfiles de la Comunidad, los que más reciclan son los divorciados. En concreto, un 79,3 por ciento de los divorciados asegura tener en sus hogares más de un espacio en casa para separar y tirar los residuos, y uno de ellos destinado al contenedor amarillo. A estos le siguen las personas viudas (73,1 por ciento) y los casados (66,7 por ciento).

Respecto a la franja de edad, el ejemplo en materia de reciclaje lo dan las personas de entre 35 y 54 años (74,7 por ciento), mientras que los jóvenes entre 16 y 34 años se encuentran a la cola con un 31,7 por ciento de recicladores habituales.