https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

La inclusión llega al Medievo

Los usuarios de los centros de dependencia de la Diputación de León organizan un mercado medieval en el Palacio de los Guzmanes, donde ofrecen los productos elaborados por ellos mismos y disfrutan de diferentes actividades recreativas con la Edad Media como protagonista

Uno de los puestos del Mercado Medieval de la Diputación de León. / Inés Santos
Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

La Edad Media se ha colado en el Palacio de los Guzmanes y lo ha hecho con música, actividades y un mercado donde el trueque campa a sus anchas y sus especiales vendedores tratan de colocar sus productos a leoneses y visitantes.

Los usuarios de los centros asistenciales de la Diputación de León forman el elenco de personal que, ataviados con ropajes medievales, ponen cara a la inclusión y plantan cara a los prejuicios.

El presidente de la institución, acompañado por la diputada de Asuntos Sociales, ha acudido a este evento, también con sallas propias de la ocasión, para recordar que ya son once años de este Mercado Medieval organizado por los centros dependientes de la Diputación. «Esto es una labor de integración y solidaridad, y que ellos puedan mostrar sus productos para sentirse integrados en la sociedad».

Todo tipo de productos se pueden encontrar en la decena de puestos instalados en el patio de la sede provincial, y todos guardan el denominador común de haber sido elaborados a mano por los residentes de Santa Luisa, Cosamai, Nuestra Señora del Valle y Sagrado Corazón.

«La labor comercial aquí no es importante. Lo importante es visualizar la labor de los 337 profesionales que tenemos repartidos por los centros y que llevan a cabo su actividad día a día», ha sostenido Juan Martínez Majo.

Chapas con diversos motivos, velas, jabones y figuras de todo tipo se entremezclan con la música del Medievo. También hay espacio para los juegos, como los monos o la rana.

De la animación se encargan los profesionales que trabajan en estos centros ofreciendo espectáculos de malabares de aro, un pícaro trilero que tratará de escapar del guardia o diferentes ejercicios con los vendedores copan esta jornada donde no tienen cabida los límites y sí la integración y diversidad.