https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Impulsando recuerdos entre amigos

La terapia de grupo de Alen trabaja con ejercicios y juegos las funciones cognitivas de los afectados con daño cerebral adquirido para recuperar y mejorar la memoria, la concentración, la atención y el lenguaje

Algunos de los usuarios de Alen con el neuropsicologo durante una de sus terapias de grupo. / Noelia Brandón
I. SANTOSLeón

La fuerza con la que cada uno de los usuarios llega a la terapia de grupo es digna de admiración. Antes de las 18:00 horas siempre hay un impaciente que espera la llegada de Miki, el neuropsicólogo con el que cada jueves durante dos horas los afectados con daño cerebral adquirido trabajan por mejorar y recuperar sus funciones cognitivas.

En la espera a sus compañeros hace compañía a Luiquien entre papeles, documentos y correos le pregunta qué ha comido este día, porque con esa pequeñas preguntas le fuerza a trabajar su memoria.

Poco a poco el resto de compañeros se va haciendo notar y entran impacientes en la sala para conocer las diferentes tareas a las que se enfrentarán en esta nueva jornada. Risas y muchos gritos mientras Miguel acaba de imprimir algunos de los ejercicios.

«Trabajamos grupalmente una serie de cosas, pero también individualmente con cada una de las personas y sus necesidades específicas», explica a leonoticias antes de comenzar con la terapia de grupo. Algunos con lápiz y papel y otros a través de las proyecciones en la pared todos los ejercicios les obligan a esforzarse y trabajar así las funciones cognitivas.

Sin conocer consecuencias

Uno de los mayores problemas al que se enfrentan los familiares de aquellos que han sufrido algún daño cerebral son las consecuencias. Un mundo para el que no están preparados y nadie les prepara, hasta que llegan a Alen. La asociación busca dar respuesta a las miles de preguntas que surgen cuando un paciente es dado de alta porque físicamente está bien, pero mantiene un daño cerebral que hay que atender.

Esther Vega, presidenta de Alen, recuerda que este trabajo es fundamental en una asociación como Alen, aunque que conoce que no siempre es posible por el tema económico. «Necesitamos que el neuropsicólogo impulse todos esos recuerdos» que los usuarios han perdido tras un daño cerebral del tipo que sea, ya que «la concentración queda muy afectada con el daño cerebral y estos talleres ayudan a mejorarla».

La Asociación Leonesa de Daño Cerebral lucha día a día por poder ofrecer talleres de estimulación cognitiva a sus usuarios, ya que la rehabilitación física es importante, pero nunca hay que dejar de lado este otro trabajo con el que se relacionan entre sí y también disfrutan.

«Gabi viene muy contento y motivado a esta terapia y aunque a los 10 minutos de salir no se acuerde de nada, merece la pena», explica Esther.

El grupo mantendrá su terapia los jueves para seguir trabajando la memoria, la atención, la percepción del lenguaje, la concentración y ahora también la amistad que ha surgido entre ellos.

Temas

León