San Juan, una noche de traca

Fuegos artificiales de la noche de San Juan. / S. Santos

León no falta a su cita con la tradicional tirada de fuegos artificiales a orillas del Bernesga con una mascletá y dos tracas como colofón al espectáculo

A. CUBILLAS León

En la noche de San Juan, de nuevo todas las miradas se han vuelto a posar en ese cielo de la capital leonesa que se teñido de luz y color.

Nadie quería faltar a la tradición. Miles de personas se han agolpado en los alrededores del río Bernesga para ver el gran espectáculo de fuegos artificiales que detuvo durante unos minutos el pulso de León, que vibró durante cerca de 20 minutos con cada estruendo.

Pero lo mejor estaba por llegar. Cuando todos creían que había acabado, el cielo de León se volvía a iluminar y lo hacía con una gran traca que parecía no tener fin y que se fusionó con una mascletá como nunca se había vivido antes en la capital.

Emoción a flor de piel para un espectáculo con más de 800 kilos de pólvora que se cerró, por segunda vez, con un fuerte aplauso.

Mientras la imaginación volando sin permiso ante el capricho juego de los fuegos artificiales que han pintado de fantasía una ciudad que vive inmersas en sus fiestas grandes. Es la gran noche de San Juan.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos