¡Al diablo con el pacto!

La capital rememora su pasado histórico en la recreación de la 'Leyenda de las Cien Doncellas', en la que ellas frustran el tributo a Abderramán I para evitar la guerra

Uno de los bailes realizados por sotadera y doncellas. / Sandra Santos
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Iban a ser sometidas y el valor que les faltó a los caballeros lo pusieron ellas. Al diablo con el pacto, dijeron ellos, cuando el coraje ya había salido de una garganta femenina.

De rostros jóvenes y miradas inocentes, las cien doncellas de las parroquias de San Marcelo, San Martín, Santa Ana y Santa María del Mercado han recorrido en la tarde de este sábado las calles de la ciudad antigua para postrarse ante el califa.

Ellas eran el precio a pagar, un vergonzoso tributo que León iba a pagar a cambio de la paz y la seguridad del Reino frente a un enemigo llamado Abderramán I.

Cincuenta nobles y cincuenta plebeyas que cada año forman el nefando tributo como es tradición, recordando así los tiempos en los que el emir de Córdoba recibía este tributo pactado con el rey astur Mauregato, quien intentaba evitar el ataque árabe en tierras cristianas.

Recorrido histórico

Todo comenzaba en la plaza de San Marcelo frente al antiguo consistorio, donde esperaban a las doncellas la Autoridad Municipal para comprobar que el tributo fuera correcto.

Guiadas en todo momento por la figura de la sotadera, mujer de la corte del emir, las cien doncellas llegaban hasta San Isidoro, donde han llevado a cabo la teatralización de las danzas árabes y del momento histórico en el que el tributo se vio truncado por su valentía.

Apunte histórico

Al parecer, el tributo de las 100 doncellas se firmó en la época del rey Mauregato de Asturias y León, terminaría, si hemos de creer a las viejas crónicas, en la batalla de Clavijo o de Albelda, como dicen otros, allá sobre el Monte Laturce, batalla en la que, según se afirma, se apareció el apóstol Santiago, patrono de este Reino hasta la llegada, desde Sevilla, de los restos del más sabio de los santos y el más santo de los sabios: San Isidoro.

En agradecimiento a dicha milagrosa intervención se establecería el voto a Santiago, hoy patrón de España, voto que, por cierto, aún en la actualidad se mantiene. El citado voto consistía, en un principio, en la entrega al santo de la parte del botín de una batalla que habría correspondido a un caballero.

La rebelión de las doncellas, que posiblemente desembocó en la Batalla de Clavijo en el año 844, es la antesala al acto de Las Cantaderas, en el que las 100 doncellas ya están liberadas tras la victoria de aquella gesta. Cita previa también del 'Foro u oferta', la ofrenda al cabildo catedralicio tras la liberación, y que este domingo en el claustro del Catedral volverá a rememorar la eterna discusión entre el poder civil y el eclesiástico.

Una recreación promovida por la Federación de Asociaciones Vecinales de León que ya suma un lustro deleitando a los leoneses con un pedazo de la historia que compone lo que hoy son.