Bienvenidos al Medievo, León abre el Mercado de las Tres Culturas

El Mercado de las Tres Culturas regresa un año más al entorno de la plaza de San Isidoro y el jardín del Cid de León con decenas de puestos de artesanía y productos de la época medieval | Leoneses y visitantes podrán disfrutar de este espacio y sus actividades hasta el próximo domingo

Desfile inaugural del Mercado de las Tres Culturas. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Bienvenidos a la Edad Media. Cuenta la historia que en la pequeña capital de un reino convivieron la cultura cristiana, la musulmana y la judía. Quizá en esas raíces sea donde rescatan los leoneses su estrecho vínculo con un mercado que cada San Froilán se convierte en un hervidero de curiosos, mirones, y algunos que otros compradores.

Bajo la bendición de la Santa Inquisición y con el salvoconducto de una bula papal, el Santo Oficio ha dado el permiso para que la ciudad de León disfrute de su ya tradicional Mercado de las Tres Culturas.

Un desfile con danzarinas, un malabarista de cuchillos y música medieval ha anunciado la llegada de la comitiva y el discurso en forma de pregón ofrecido al pueblo de León y sus gentes.

Hasta el domingo, el entorno de la plaza de San Isidoro y el jardín del Cid contarán con decenas de puestos de artesanía, productos con aroma evocador y suculentas viandas que harán las delicias de las miles de personas que circularán por el empedrado leonés.

Un año más, como ocurriera hace siglos, tres culturas se dan cita en un mismo rincón para demostrar una unión, bajo el yugo de la modernidad, y convertirse en el reclamo perfecto para el paseo matinal, vespertino y de los más trasnochadores.

Desde los dulces hasta los salados; de la cerámica al cuero; con jabón o con esparto. Vendedores llegados de Oriente y Occidente, perfectamente ataviados con ropajes de la época, ofertan todo tipo de productos elaborados de forma artesanal.

Serán jornadas para retroceder en el tiempo, recordar al León de reinas y reyes, de doncellas y plebeyas y revivir tres culturas que convirtieron a la ciudad en capital de reino y mezcla de pasiones cristianas, musulmanas y judías.

Contenido Patrocinado

Fotos