La falta de revisiones oculares y el abuso de las pantallas, amenazas para los 59.000 alumnos que vuelven a clase en León

Imagen de archivo./
Imagen de archivo.

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León recuerda que, en muchas ocasiones, el fracaso escolar esconde algún defecto visual no resuelto, por lo que recomienda acudir anualmente a un especialista de la visión

LEONOTICIAS

En una semana llegarán a las aulas los alumnos de Infantil y Primaria de León, y a lo largo del mes se irá incorporando a los centros educativos el resto de los 59.000 estudiantes de enseñanzas no universitarias del régimen general que se prevén en la provincia. Una vuelta al cole que implica la puesta al día en muchos aspectos, entre ellos, y muchas veces olvidada, la salud visual, fundamental para afrontar los estudios con éxito.

De hecho, como recuerda el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL), son muy elevados los porcentajes de niños que no se han realizado ninguna revisión visual si previamente no se ha detectado en ellos alguna anomalía, a pesar de que muchas veces los problemas visuales son desconocidos y no se asocian a un mal desarrollo en la lecto-escritura o en su comprensión.

«Los estudios científicos ya han demostrado que la prevalencia de problemas oculares y visuales en los niños es elevada, por lo que es importante la detección precoz y la intervención a tiempo. Alteraciones como el estrabismo o la ambliopía pueden tener consecuencias a largo plazo en términos de calidad de vida, comodidad, apariencia y oportunidades», subrayan Inmaculada Aparicio y Ana Belén Cisneros, decana y secretaria general de COOCYL.

Uso de pantallas

Atención especial merecen, en este ámbito, las pantallas de móviles, tabletas y ordenadores, cuyo abuso en la edad infantil está influyendo en el aumento de la miopía, con previsiones que apuntan a que el 50% de los menores serán miopes en 2050 en los países más desarrollados. «Hasta hace poco tiempo, los ordenadores eran utilizados casi exclusivamente por los adultos, pero actualmente la población infantil usa cada vez más estos dispositivos, tanto en el colegio como en casa. Hay que considerar que los niños tienen una capacidad enorme para adaptarse al estrés visual y aguantar la fatiga cuando algo les interesa y, por ello, son más susceptibles de sufrir complicaciones derivadas del uso de ordenadores, móviles o consolas», explican las representantes de la organización colegial.