La exigencia de los conductores para parar la huelga de buses: recuperar las tres líneas perdidas y los nueve puestos de trabajo

La exigencia de los conductores para parar la huelga de buses: recuperar las tres líneas perdidas y los nueve puestos de trabajo

Desde los sindicatos señalan que «vemos a la empresa Alesa más proclive que al Ayuntamiento a hablar con nosotros, llevamos medio año reclamando estas cuestiones, por lo que no es una huelga politizada como algunos apuntan»

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Si el Ayuntamiento muestra su compromiso de recuperar los nueve puestos de trabajo perdidos y las tres líneas desaparecidas, entonces se sentarán a hablar. Si no -afirman- continuará la protesta. Los trabajadores y sindicatos presentes en la huelga de los Autobuses Urbanos de León siguel en pie de guerra, defendiendo que entre un 80 y un 90% de los conductores secundan los paros programados.

Más información

Estas son las condiciones que ponen para sentarse a la mesa. José Antonio Ferreras, de UGT, señala que «vemos a la empresa Alesa más proclive que al Ayuntamiento a hablar con nosotros, llevamos medio año reclamando estas cuestiones, por lo que no es una huelga politizada como algunos apuntan».

De la misma forma recuerdan, en un comunicado enviado a los medios, que «el único partido que no nos recibió, ni habló con nosotros, es el que actualmente gobierna la ciudad, porque probablemente no tengan proyecto de movilidad mas allá de la continuidad del presente».

El objetivo no es otro que recuperar las condiciones previas a la crisis. «Nosotros no nos negamos a apretarnos el cinturón si hay recesión, pero cuando esta finaliza merecemos volver a las condiciones anteriores como los demás», señala Ferreras.

En el comunicado también selañan que el consistorio «alega una postura de mediación en un conflicto que subraya ajeno, lo cual como ciudadanos nos parece indignante ya que se despreocupa totalmente del devenir de un servicio que le es propio».

En la negociación, desde los sindicatos entienden que el recorte del 5% del salario bruto del sueldo de los trabajadores «podría entrar en la negociación, incluso podíamos aceptar un compromiso sin que sea un ingreso inmediato en las cuentas».