https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg
Entrevista con el presidente de la Diputación

Eduardo Morán: «La Diputación no tiene que ahorrar dinero y tener un superávit tan importante si no ha satisfecho las necesidades de sus vecinos»

Eduardo Morán durante su entrevista en leonoticias. / S. Santos

El berciano asume las riendas de la administración provincial convencido de la necesidad de dar un vuelco a una administración que asegura estar «aletargada» y con la obligación de dar de inmediato una solución al conflicto de Gersul, «aunque sea drástica»

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Proyecta la imagen de una persona fuerte y robusta pero ya las lágrimas en su toma de posesión ya denotaban lo que a primera vista no se ve del nuevo presidente de la Diputación de León. Una persona cercana, sencilla, que gana en las distancias cortas y al que le apasiona vivir en el mundo rural.

Quizá por ello, ahora asume el reto más difícil de su carrera política: coger el bastón de mando del «ayuntamiento de ayuntamientos», que compaginará por segundo mandato consecutivo con la gestión de Camponaraya.

Cambio en la Diputación de León

Y eso que, tras ocho años como diputado, se replanteó su continuidad en el mundo de la política. Pero eso es ya otra historia.

Hoy Eduardo Morán mira con optimismo al futuro, el que le ha llevado a ser el segundo berciano al frente de la Diputación porque, según puntualiza, antes estuvo el villafranquino Ramiro Armesto, aunque semanas después fuese fusilados por las tropas del general Franco.

En cualquier caso, para Morán, ese 'título' es una simple anécdota, ya que asegura que será el presidente del conjunto de la provincia de León. Su reto, crear un gobierno de consenso para, entre todos, combatir la despoblación y el envejecimiento que sufre una tierra «con un gran potencial de futuro».

Para ello, cree imprescindible despertar a una Diputación «aletargada» y adaptarla a los nuevos tiempos, para atender a los problemas reales del medio rural y ser reivindicativo, con independencia del color político de las administraciones superiores.

Cree clave solucionar de manera inmediata, aunque sea drásticamente, el agujero generado por Gersul, avanzar en la vertebración de la provincia desde el punto de vista de las comunicaciones y las nuevas tecnologías, impulsar el tejido industrial y el sector turístico y dotar de servicios a los pueblos para que, como él, sean muchos los leoneses los que opten por el asentamiento en el mundo rural.

-Diputado provincial, alcalde y ahora presidente de la Diputación, ¿Cómo asume este reto?

-Lo asumo con ilusión, respeto y mucha responsabilidad por lo que supone ser presidente de la Diputación, la institución que representan a 208 municipios. Y, sobre todo, con muchas ganas de trabajar, convencido de que podemos hacer cosas importantes para revitalizar la provincia y a esta institución, que creo que en los últimos años ha estado aletargada. Vamos a empezar a trabajar desde ya mismo para darles solución a las personas que viven en el ámbito rural de León.

-A qué se refiere con aletargada teniendo en cuenta que, tras unos años convulsos, se ha logrado instaurar la tranquilidad en la Diputación

-Una cosa es la tranquilidad y consensos y otra es demasiada normalidad. No se entiende que haya tantas necesidades en el medio rural, que estemos perdiendo población por falta de posibilidades para esas personas y por no tener mejores servicios y que tengamos un superávit tan importante en las arcas. Creo que los dineros públicos hay que adminístralos bien pero que las administraciones no tienen que ahorrar dinero si no han satisfecho las necesidades de los vecinos a los que estamos destinados a trabajar.

-Primer presidente del Bierzo, una comarca que a veces siente poca empatía con su pertenencia a León…

-Ser presidente berciano lo considero como una anécdota porque yo voy a trabajar en el ámbito provincial. Es verdad que los problemas bercianos los conozco de primera mano porque vivo allí y porque tengo mucho contacto con la comarca al no ser una persona estática, pero también conozco los problemas de toda la provincia y voy a trabajar para toda la provincia. Tienen que ser así. Además el equipo de gobierno representa a todo el ámbito territorial de la provincia, especialmente a los municipios pequeño.

«La Diputación es el ayuntamiento de los ayuntamientos, que debe asesorar, proteger y colaborar con los pequeños ayuntamientos que a veces tienen poco medios»

«Mi objetivo es celebrar Juntas de Gobierno en diferentes zonas de la provincia para sentir de primera mano cuáles son sus necesidades»

-Su caballo de batalla será frenar la despoblación, ¿Lo podrá hacer sola la Diputación?

-Tengo claro que el problema de la despoblación no es únicamente responsabilidad de la Diputación de León que, además, no podrá dar solución a todos los problemas que vive León. Por ello, allá donde no llegamos nosotros en nuestro ámbito de competencias tenemos que ser suficientemente reivindicativos y ser la voz de los pequeños y medianos municipios ante las administraciones superiores. Y ahí, de la mano de los ayuntamientos, llamar a las puertas de estas administraciones para darles solución a esos problemas a los que no lleguemos.

-Finalmente la balanza de la UPL se inclinó para el PSOE, ¿Qué papel va a jugar el diputado leonesista?

- Una vez materializado ese acuerdo a través de la firma de un documento de trabajo de futur, que recoge algunos acuerdos que son del ámbito del Gobierno nacional pero que nos interesan a los leoneses, mi intención y así se lo he trasmitido a Matías Llorente es que sea uno más del equipo de gobierno. Para mí no va a haber ninguna distinción a la hora de trabajar, será uno más de los 13.

-Un documento que llamó la atención que no tuviera la firma del ministro José Luis Ábalos…

-El acuerdo era entre el PSOE provincial y la UPL y queríamos que Ábalos fuese testigo de ese acuerdo. Eso sí, Alfonso Fernández Cendón –secretario provincial del PSOE, a la hora de firmar el documento no lo hizo de manera personal o desde el punto de vista del PSOE leonés sino que fue consensuado no sólo con Ábalos sino con otros ministerios. Ese documento tiene el aval del Gobierno de España en funciones, que espero que sea el próximo gobierno de España.

-Y si sus deseos no fueran así, ¿Qué ficha moverá el PSOE leonés para mantener el apoyo de la UPL?

-Espero que no se dé esa circunstancia pero en caso de que se dé, desde luego vamos a ser reivindicativos con el Gobierno de España independientemente del color político. Seremos reivindicativos con un gobierno socialista en Madrid, que espero que así sea, pero también con un gobierno de otro color. Y, lo que está claro, es que vamos a ser reivindicativo con el gobierno autonómico.

El guiño a Lydia Valentín

-¿Quién tiene que tener más fuerza, Lydia Valentín o Eduardo Morán para levantar esa provincia?

-Creo que más fuerza tiene que tener Lydia pero, si soy capaz de tener la constancia y capacidad de sacrificio para llegar donde ha llegado, seguramente seré capaz con el resto de mis compañeros de dar una solución a los problemas de la provincia y dentro de cuatro años de tener una valoración positiva.

-Si esa hoja de ruta se materializa, León viviría un punto de inflexión que garantizaría su futuro. Pero, al margen de ese acuerdo, ¿Qué proyectos tienen el PSOE en la Diputación para mejorar la provincia?

-En este momento, todos los diputados provinciales estamos elaborando un documento de trabajo que se pondrá en común con la UPL para trazar una línea de trabajo y marcarnos plazos. Uno de los problemas principales que hay que atajar, aunque no nos corresponde sólo a nosotros, es el de poder llevar Internet a todo el ámbito rural. A ello se suma la necesidad de mejorar los servicios básicos, porque en algunos núcleos pequeños no disponen de ellos y ahí es donde tenemos que hacer un esfuerzo de la mano de los ayuntamientos.

Desde luego no vamos a trabajar de manera aislada o de espaldas a los ayuntamientos, vamos a mantener un contacto de manera continua. Pero en estos momentos lo que tenemos que hacer, teniendo en cuenta que estamos en un ejercicio casi vencido, que tenemos un presupuesto elaborado por el anterior equipo de gobierno y que hay muchos compromisos ya contratados o en proceso de contratación, es ser prudentes durante dos o tres meses, que aprovecharemos para tener ese contacto con los alcaldes. El objetivo es poder materializar esas necesidades y soluciones en conjunto para el próximo proyecto de presupuestos que se plantearía en el mes de diciembre.

-Qué copiaría y reprocha de la etapa de Juan Martínez Majo al frente de la Diputación de León

-El actual equipo de gobierno ha consensuado con todos los grupos políticos un reparto económico equitativo, no sé si más o menos justo, y entiendo que es una experiencia que se puede repetir. Si bien, entiendo necesario cambiar la forma de trabajar, hay que ser más agiles en el funcionamiento.

Es verdad que eso no lo pueden hacer sólo los políticos, tiene que ser de la mano de los funcionarios a los que, en esta primera semana, voy a pedir la colaboración en una primera reunión con los jefes de servicio, porque sin el compromiso de ellos es imposible darle más agilidad a la Diputación provincial, lograr que sea más visible y que la gente la sienta más cercana y no como un edificio aislado donde se acumulan los expedientes sin darle solución. Es necesario que los vecinos, los alcaldes, los concejales y los pedáneos sienta la confianza de que cuando vienen a la Diputación vienen a su casa a solucionar problemas.

-¿Prevé cambios organizativos?

Va a cambiar la denominación de alguna de las áreas pero será algo que se decida tras la primera toma de contacto con los jefes de servicios. Las noticias que tengo son que hay alguna jefatura de servicio que ha decidido abandonar y que puede haber próxima alguna jubilación y también queremos reestructurar el funcionamiento.

Pero eso será el trabajo de estas tres primeras semanas que se plasmarán en un primer pleno de organización y en el trabajo posterior donde iremos viendo cómo recolocamos a algunas personas que deben coordinar servicios que son tan necesarios y que necesitan tanta urgencia para darle solución a alguno de los problemas que nos han trasladado los ayuntamientos y se han atascado en la Diputación durante meses.

-Apuesta por la celebración de plenos itinerantes por la provincia de León

-Esa es una de las cuestiones que estamos valorando. Sí que haremos algunas juntas de gobierno en diferentes zonas de la provincia, lo de los plenos es algo que tengo que contrastar con los servicios jurídicos, pero si vamos a tener presencia en toda la provincia. No solo presencia institucional para que nos vean allí como figura, sino para contactar con los representantes de esos municipios y sentir de primera mano cuáles son sus necesidades.

«El documento suscrito con la UPL no sólo fue consensuado con José Luis Ábalos sino con el resto de los ministerios»

«Los dineros públicos hay que adminístralos bien pero que las administraciones no tienen que ahorrar dinero si no han satisfecho las necesidades de aquellos a los que sirve»

-Si hay un quebradero en la Diputación, ese lleva por nombre Gersul…

-Gersul es un problema generado de hace muchos años por una mala gestión del Consorcio. No quiero acusar con el dedo a nadie pero la realidad es que no se ha estado atento al propio servicio como tal a pesar de su importancia. Han fallado los cálculos o la gestión y el resultado es que la vida de aquel recipiente donde se acopiaba la basura se ha cortado de una manera brutal en el tiempo y se ha tenido que hacer de manera urgente otro más.

A ello hay que sumar que ha habido una mala gestión desde el punto de vista administrativo y recaudatorio y eso ha generado una deuda con la concesionaria, que después de una negociación asciende a 23 millones. Un pago que tenemos que hacer de manera urgente y que vamos a ver cómo lo afrontamos. Lo que si prometo es que no vamos a ir demorando ni engordando el problema como se ha hecho en los últimos años, dejando pasar el tiempo. Hay acometerlo de manera inmediata con la solución que sea, aunque sea drástica.

-¿Cuál es su proyecto para el Consorcio del Aeropuerto?

Nos interesa que ese aeropuerto, el de todos los leoneses, tenga más actividad. No solo de pasajeros sino también desde el ámbito comercial, teniendo en cuenta que vamos a potenciar el área logística de Villadangos, de Torneros así como de otras pequeñas áreas logísticas de la provincia. Sin duda, podría ser una manera de darle más actividad.

-Y, el de Turismo teniendo en cuenta que el alcalde de León hablaba de caminar por separado…

-No conozco aún su pretensión y será algo que abordaremos dado que somos dos instituciones obligadas a entendernos. En cualquier caso, si no fuese posible continuar con ese consorcio, la Diputación de León tiene un área con profesionales que pueden dar solución a los problemas que se planteen de cara a futuro. El turismo es un potencial importante de León que tenemos que trabajar fuertemente. Hay algunos aspectos o potenciales que no están teniendo la importancia para el turismo que debía. Tenemos siete reservas de la biosfera, las Médulas, el Camino de Santiago o la Cuna del Parlamentarismo, que también es importante para la provincia. Vamos a trabajar en potenciar el turismo bien sea en el marco de ese Consorcio o la Diputación en solitario.

«Tenemos que ser suficientemente reivindicativos y ser la voz de los pequeños y medianos municipios ante las administraciones superiores para dar solución a dónde no lleguemos»

«Debemos ser asesores de las juntas vecinales que gestionan un patrimonio importantísimo que podría generar riqueza y alternativas de futuro en el medio rural»

-¿Qué significado tiene la Diputación?

-No veo otra administradito que pudiera dar los servicios que necesita el medio rural que no sea la Diputación de León que, desde siempre, ha prestado los mejores servicios. He formado parte de la administración desde 1987 a 1995 cuando los presidentes pateaban los pueblos, conocían los primeros caminos sin asfalto o se ponían en marcha los primeros alumbrados públicos o la llegada de la energía. Creo que eso solo lo podía hacer la Diputación y lo hizo, eso hizo que nuestros vecinos la sintieran como algo cercano.

Pero las cosas evolucionan, los tiempos cambian y, ahora, la Diputación tienen que dar otro tipo de soluciones, pero creo no hay otra administración que pueda estar tan cerca a los ciudadanos como la institución provincial, al fin de cuentas, es el ayuntamiento de los ayuntamientos. Al final, debe ser el ayuntamiento grande que debe asesorar, proteger y colaborar con los pequeños ayuntamientos que a veces tienen poco medios.

- ¿Qué papel jugará el Consejo Comarcal del Bierzo en la Diputación?

En estos momentos está haciendo una labor importante, en aspecto el Servicio de Asistencia a Municipios –SAM-, sobre todo en asesoramiento con las juntas vecinales. Creo que es un buen ejemplo para trasladar a la Diputación de León, teniendo en cuenta que gestionan un patrimonio importante que podría generar riqueza, alternativas y posibilidades en esos ámbitos rurales para crear trabajo.

El Consejo tiene unas competencias delegadas, una asignación presupuestaria, es verdad que la relación con la Diputación en ese aspecto ha sido fluida y cordial y, además, creo que del agrado de las dos partes. También se ha puesto en marcha esa experiencia del banco de Tierras que está funcionando bien en el Bierzo, pero hablaremos con el Consejo para abordar las movilidades que tenemos de colaboración.

-¿Entonces le deja la puerta abierta para participar en la Diputación?

-Desde luego que sí.