La Diócesis se une a la LVI Jornada Mundial de Oración por las vocaciones

La Diócesis se une a la LVI Jornada Mundial de Oración por las vocaciones

Se celebra este próximo 'Domingo del Buen Pastor', con una eucaristía especial en la Parroquia de San Froilán

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La Diócesis reactivará este próximo domingo día 12, Domingo IV de Pascua, conocido como el 'Domingo del Buen Pastor', en el marco de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, el mensaje del Año Pastoral Diocesano Vocacional que se desarrollaba en toda la Iglesia de Leon el curso pasado bajo el lema 'Venid y Veréis' con el objetivo de «recordar a los fieles la importancia del ministerio presbiteral y de la Vida Consagrada ante la urgencia pastoral que vive la Diócesis de León en una promoción que fomente a la vez la oración insistente, que ha sido siempre una tarea necesaria, ante lo que hoy se ha convertido en un deber grave y urgente para que entre todos logremos una nueva y verdadera cultura vocacional».

Eucaristía especial

Un Año Pastoral Diocesano Vocacional que ha seguido presente en la Diócesis con iniciativas de nueva evangelización como Cursos Alpha o el trabajo continuado del denominado Observatorio Vocacional y que volverá a primer plano en la LVI Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones este domingo día 12 a las 11 horas en la Parroquia de San Froilán con una eucaristía especial que presidirá el obispo de León, Julián López, en el transcurso de la cual instituirá en el ministerio laical del lectorado a dos seminaristas del Seminario Mayor «San Froilán», Adrián González Villanueva y Thierry Rabenkogo Mbourou, alumnos de quinto curso de Estudios Eclesiásticos y que precisamente están realizando su etapa de práctica pastoral en esta parroquia de la capital leonesa.

Iniciativas en el ámbito de la pastoral vocacional

La Delegación diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional, junto con los dos seminarios diocesanos, el Mayor «San Froilán» y el Redemptoris Mater «Virgen del Camino», han promovido estos días la difusión de esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones con actos como la convivencia del grupo vocacional de Gente CE y el tercer encuentro diocesano de monaguillos que mañana sábado día 11 a partir de las 11 de la mañana acogerá el Seminario Mayor.

Iniciativas específicas de trabajo en ese ámbito de pastoral vocacional que se desarrollan en la Diócesis de León, con los veinte jóvenes que vienen participando regularmente en las actividades de los dos grupos vocacionales de acogida e iniciación, que pretenden ser caminos que conducen hacia el ingreso como seminaristas para los chicos o hacia el ámbito de la vida consagrada para las chicas. Estos grupos son «Gente CE», para jóvenes de 11, 12, 13, 14 y 15 años (de ahí la denominación CE) y «Mar adentro», para jóvenes de 16 a 18 años.

Además, junto con el trabajo en estos grupos permanentes de convivencia que desarrollan su actividad a lo largo de todo el curso, la Diócesis de León ha organizado este año un ciclo especial de tres Encuentros de Monaguillos, que culminará mañana sábado don ese Día del Monaguillo, para incentivar la vocación en aquellos niños que por su labor se pueden encontrar próximos a una llamada al sacerdocio o a la vida religiosa.

Mensaje del Papa Francisco

Tanto en esa misa especial en la Parroquia de San Froilán, como en todas las eucaristías que este próximo domingo se celebrarán en las parroquias de toda la Diócesis se remarcará el significado del lema «Di sí a la llamada de Dios» y se recordaran las palabras del Papa Francisco en su mensaje para esta LVI Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, en el que recuerda que «después de haber vivido, el pasado octubre, la vivaz y fructífera experiencia del Sínodo dedicado a los jóvenes, hemos celebrado recientemente la 34.ª Jornada Mundial de la Juventud en Panamá», dos destacadas citas de toda la Iglesia Universal que según el Papa «han ayudado a que la Iglesia prestase más atención a la voz del Espíritu y también a la vida de los jóvenes, a sus interrogantes, al cansancio que los sobrecarga y a las esperanzas que albergan» para hacer hincapié en «la llamada del Señor que nos hace portadores de una promesa y, al mismo tiempo, nos pide la valentía de arriesgarnos con él y por él».

En este mensaje, tras evocar el pasaje evangélico de la «pesca milagrosa», el Papa subraya que «el Señor no quiere que nos resignemos a vivir la jornada pensando que, a fin de cuentas, no hay nada por lo que valga la pena comprometerse con pasión y extinguiendo la inquietud interna de buscar nuevas rutas para nuestra navegación».. Y frente a esta situación Francisco remarca que «i alguna vez nos hace experimentar una 'pesca milagrosa' es porque quiere que descubramos que cada uno de nosotros está llamado –de diferentes maneras– a algo grande, y que la vida no debe quedar atrapada en las redes de lo absurdo y de lo que anestesia el corazón» por lo que concluye afirmando que «la vocación es una invitación a no quedarnos en la orilla con las redes en la mano, sino a seguir a Jesús por el camino que ha pensado para nosotros, para nuestra felicidad y para el bien de los que nos rodean».

Temas

León