El desabastecimiento en las farmacias se perpetúa, crece un 44% en León y deja las oficinas sin 62 medicamentos

Una farmacéutica busca un medicamento. /
Una farmacéutica busca un medicamento.

Los farmacéuticos acusan la falta continuada en el tiempo de 15 fármacos pero recuerdan que los enfermos tienen garantizado su tratamiento, bien con genéricos u cambios de tratamiento | El Colegio de Farmacéuticos de León remite semanalmente al Sacyl una relación de los medicamentos desabastecidos

a. cubillas
A. CUBILLAS León

«Nada y no sé cuándo lo recibiré. De vez en cuando entra uno, pero no te puedo decir cuándo». Es la respuesta que se sucede en todas y cada una de las farmacias en las que Rogelia, una leonesa de 80 años, intenta buscar ya casi a la desesperada su tratamiento para el corazón.

Ni el Adiro 300 ni el Apocard. Ambos, uno de los fármacos más utilizados para patologías cardiacas y, ahora también, uno de los fármacos más desabastecidos de las farmacias. A eso se suma que ni uno ni otro son sustituibles y, por ende, es necesario un cambio de tratamiento, lo que preocupa a pacientes y farmacéuticos a partes iguales.

Porque la realidad es que en la actualidad el desabastecimiento de medicamentos ha alcanzado cifras de récord. En 2018 se notificaron 1.332 medicamentos desabastecidos, lo que representa un 44% más que el ejercicio anterior, y la cifra sigue en escala en el primer cuatrimestre del año.

Según el Colegio Oficial de Farmacéuticos de León, el desabastecimiento alcanza en la actualidad en la provincia leonesa a 62 medicamentos, siendo 15–Tromalyt 300, Adiro 300 y 100, Seguril, Apocard, Loette Diaio, Cafinitrina, AAS 500, Pritorplus, Terbasmin Turbuharler, Barnix, Adalat, Carduran NEO y Sutril- los fármacos cuya falta de suministro se ha notificado en mayor escala.

De ellos, tres –Apocard, Terbasmin Turbuhaler y el Kreon- son los medicamentos que se conocen de «estrecho rango terapéutico», es decir, no hay genérico y, por ende, no puede ser sustituido bajo ningún concepto, lo que obliga al paciente a dirigirse al médico para modificar el tratamiento.

Una situación que ha causado honda preocupación para los farmacéuticos, que temen que esta falta de medicamentos se traduzca en una falta de adherencia al tratamiento por parte del paciente. Al fin de cuentas, según apunta el presidente de los farmacéuticos de León, Javier Herradón, lo que más le preocupa al farmacéutico es «no tener le medicamento».

Información al Sacyl

Ante esta situación, desde el Colegio de Farmacéuticos de León elabora semanalmente un listado con la relación de medicamentos desbastecidos en la provincia, que remite a la Gerencia de Atención Primaria del Sacyl, que, por su parte la pública en su red interna.

El objetivo, evitar los facultativos prescriban los fármacos que no están disponibles en las farmacias y, por tanto, no generar desconfianza en los pacientes ante la imposibilidad de localizar los medicamentos en sus farmacias.

Además, a través de este sistema desde la oficina de farmacia se puede detectar problemas de suministro antes de que se comunique oficialmente. Un sistema que le permitirá anticiparse al problema y gestionar el stock, ajustándolo a los medicamentos alternativos que puedan necesitar los pacientes.

Porque, según puntualiza Herradón, en la mayoría de los casos hay alternativas terapéutica que podrán ser aportadas bien a través del farmacéutico o a través del médico, ante la existencia de genéricos o fármacos con una posología similar.

Causas del desabastecimiento

Las causas son varias. Por un lado, señala Herradón, la política de precios de España, la más baja de toda Europa, que ha llevado a las farmacéuticas a dirigir su producción a aquellos países que pagan más. Y, la situación no parece revertir. «Estamos a la bajada, posiblemente antes del verano vuelvan a bajar los medicamentos».

Otro de las causas de este desabastecimiento hay que buscarla en la centralización de la fabricación del principio activo así como en el incremento de la producción de medicamentos, lo que se traduce en una caída de la materia prima.

«Existe un problema, sí, pero hay alternativas para garantizar el tratamiento farmacológico», señala Herradón, que apunta a que en la actualidad la Agencia Española del Medicamento está trabajando en la elaboración de un decreto que permita blindar el suministro de los medicamentos.

«La realidad es que los medicamentos cada vez son más baratos y, por tanto, España cada día es menos atractivo para los laboratorios, de ahí la importancia de establecer una normativa que, a través de una posible penalización, se evite el desabastecimiento de medicamentos y se logre revertir esta situación», concluye Herradón.

Red provincial

Una situación que se repite en toda España pero que no tiene una mayor incidencia en una provincia eminentemente rural como la de León, que cuenta con 325 farmacias.

Una red en la que se garantiza no sólo la distribución de fármacos en la forma, tiempo y precio en cualquier punto de la provincia, gracias a un sistema de distribución que recorre al día 6.000 kilómetros repartidas en 12 rutas.

En cualquier caso, desde el Colegio de Farmacéuticos de León no ocultan su honda preocupación ante el creciente de desabastecimiento que se lleva viviendo en los últimos años y que, lejos de mejorar, apunta a una tendencia creciente en los primeros meses del 2019.