https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Cuchillo, bastón.. y defensa personal

León acoge la celebración del Campeonato de España del Sistema de Defensa Policial Bricpol en un fin de semana en el que los asaltos se han llevado a cabo con cuchillos, bastones y la fuerza de los participantes

Dos participantes, durante uno de los asaltos. / I. Santos
I. SANTOSLeón

La defensa personal y policial de competición nació en León y sigue triunfando en su tierra. Todas las artes marciales y los deportes de combate tienen competición dentro del propio sistema y todos ellos se consideran defensa personal, pero las técnicas son específicas de cada uno.

El luchodromo del Pabellón La Torre de la capital leonesa ha sido testigo este fin de semana de la competición de defensa personal y policial Bricpol. Los asistentes calentaban y se preparaban ansiosos de comenzar los asaltos después de una semana en la que la formación y las charlas han estado presentes.

El Congreso que se inauguró en la mañana del sábado en el Palacio Conde Luna también ha contado con prácticas en la galería de tiro virtual de la Policía Local de León que contó con 60 participantes.

La tarde ha sido el turno de las competiciones sobre el tapiz. La ejecución de cada enfrentamiento se realiza mediante seis asaltos, en los cuales el profesional tiene que demostrar su adiestramiento. En cada asalto sólo hay un participante armado, que lleva el color rojo en su chaleco, primero un cuchillo y después un bastón. Las armas se intercambian y los dos últimos asaltos se realizan sin herramientas.

Los nervios a flor de piel y los gritos de ánimo de los compañeros que esperaban su turno han llenado el luchodromo de La Torre en la primera jornada del Congreso Nacional Anual del Sistema de Defensa Policial-Bricpol. En la jornada del domingo finalizarán las competiciones donde los leoneses siempre han tenido mucho que decir.

Un deporte leonés

Desde su creación en León en el año 2010 por el oficial de la Policía Local de León Santiago Bango, este sistema de defensa policial, arraigado ya internacionalmente en países como Portugal, Reino Unido, Bélgica, Italia, Líbano, Túnez, Rusia, Costa de Marfil o Suiza, trata el uso de la fuerza en las intervenciones policiales para dar soluciones a las agresiones más extremas que pueden sufrir los agentes de la autoridad pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Fuerzas Armadas en servicios de seguridad, Seguridad Privada e Instituciones Penitenciarias.