Las Cortes ensalzan la labor del Procurador del Común como «termómetro de la calidad democrática»

El Procurador del Común en una reunión de trabajo con el presidente de las Cortes. / Campillo | S.Santos

El presidente de Ángel Ibáñez remarca la importancia de la institución con sede en León por ser clave en la defensa de los derechos de los ciudadanos

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

En su primera visita institucional a León, el presidente de la Cortes de Castilla y León, Ángel Ibáñez, ha fijado su mirada en el Procurador del Común, por su papel clave como garante de las libertades de los ciudadanos y por ser la herramienta que mide la calidad de la democracia.

Una institución cuyo 'latir', remarcó Ibáñez, se basa en la protección de los intereses y los derechos de los ciudadanos ante una posible vulneración de la administración así como en el control de la transparencia en Castilla y León.

Una labor que, en definitiva, viene a mejorar la calidad democrática de Castilla y León. «Castilla y León puede sentirse orgullosa de sus instituciones propias, que tienen la capacidad de autogobierno que garantiza los derechos de los ciudadanos», señaló Ibáñez, que quiso poner en valor el trabajo de estas instituciones propias, «que son fundamentales para los ciudadano».

Instituciones que, según remarcó, velan porque los ciudadanos se sientan protegidos. De ahí que Ibáñez, minutos previos a la reunión de trabajo con Tomás Quinta, Procurador del Común, se mostró convencido del orgullo de León por ser sede de la institución que salvaguarda los derechos del conjunto de los castellanos y leoneses.