https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Lío en la web de la Junta: «Las Cortes de Castilla invisten a Mañueco», y ¿León?

Pantallazo de la noticia recogida en la web de la Junta. /
Pantallazo de la noticia recogida en la web de la Junta.

Los colectivos leonesistas denuncian el menosprecio a la región leonesa al atribuir las Cortes sólo a Castilla en el titular de la noticia de la investidura de Mañueco

A.C.
A.C.León

Enfado monumental entre los colectivos leonesistas.

El portal web de las Cortes de Castilla y León se ha obviado el «León» en una de las últimas publicaciones.

Concretamente, en el titular de la noticia fechada en el martes 9 de julio coincidiendo con la investidura de Juan en la que, textualmente, señalan que «las Cortes de Castilla inviste a Mañueco como presidente de la Junta».

Un titular especialmente «dañino» y que supone un claro «menosprecio» para la región leonesa, según han denunciado desde diferentes colectivos leonesesitas, a pesar de que el interior del texto si se recoge el nombre de Castilla y León.

Apenas unas horas después de la denuncia, llegaba la rectificación y en el titular ya aparecía las Cortes de Castilla y León.

«Desaparición de la identidad leonesa»

Una idea en la que han coincidido desde la UPL que han denunciado el nuevo «desprecio» por parte de la Junta. Porque aunque reconozcan que en el resto del artículo si se habla de «Castilla y León», consideran muy simbólico que «los leoneses desaparezcamos del titular».

«No deja de ser un reflejo de la intención del Gobierno de PP y Ciudadanos de que la identidad leonesa desaparezca, que se agote el músculo reivindicativo, y con ello, poder seguir con su cómoda política centralista que no soluciona los problemas de la Región Leonesa»

Desde Unión del Pueblo Leonés cuestionan la razón por la que suceden este tipo de desprecios, y es que no es un hecho aislado. Según denuncian, se trata de un asunto casi habitual.

«Estamos acostumbrados a que desde los órganos de Valladolid nos hagan desaparecer en los libros de historia, los Presupuestos, los datos de creación de empleo, los de natalidad… Pero el colmo es que una institución democrática no respete a la mitad de sus propios ciudadanos».