https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Casi un 20% de conductores leoneses circulan sin ver con nitidez

Conductor con difilcultad para conducir. /
Conductor con difilcultad para conducir.

El porcentaje aumenta hasta el 48% si hablamos de baja iluminación, lo que supone la detección tardía de informaciones relevantes, mayor esfuerzo en la interpretación de las señales de tráfico o dificultad en la estimación de distancias o velocidad de otros vehículos

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El 17% de los conductores leoneses presenta dificultades de visión en condiciones óptimas de iluminación, porcentaje que aumenta hasta el 48% en situaciones de baja iluminación, 10 puntos por encima de la media nacional.

El 28% de los conductores presenta deficiencias en ametropía (miopía o hipermetropía) lo que dificulta que vean con nitidez señales o marcas viales, así como el cálculo correcto de distancias de seguridad, velocidad de otros vehículos y, en consecuencia, se alteran los tiempos de reacción.

Ante un deslumbramiento, el 52% de los conductores tarda más de 20 segundos en recuperar totalmente la visión central, superando en ocho puntos la media nacional y el 23% de los conductores presentan deficiencias en campimetría (vista lateral). Estos son algunos de los resultados del macroestudio 'in vivo' realizado por Essilor, la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universitat de València, con la colaboración de Cepsa, a más de 3.200 conductores de toda España.

Esta iniciativa, enmarcada en el acuerdo global entre Essilor, compañía líder mundial en lentes oftálmicas, y la Federación Internacional del Automóvil (FIA), para concienciar a los conductores bajo el lema «La seguridad vial empieza por una buena visión» puesta en marcha el pasado año, consiste, por un lado, en un estudio de opinión sobre hábitos, creencias y actitudes sobre la visión y conducción y, por otro, en la investigación para profundizar y conocer realmente el «estado de la salud visual» de los conductores españoles a través de unas pruebas visuales específicas para la conducción, complementarias al examen visual habitual que realizan los profesionales de la visión.