Para ser conductor de primera... decelera

Las instalaciones del parque infantil de seguridad vial reciben a los alumnos de Anejas para participar en una actividad que todos los leoneses recuerdan y aprender las normas básicas para caminar como peatones, manejar una bicicleta o conducir un vehículo

Un joven circula por el circuito de educación vial de León. / Noelia Brandón
Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑASLeón

Prevenir desde pequeños para no lamentar cuando sean mayores. El parque infantil de seguridad vial de León ha recibido a un grupo de jóvenes que se han empapado de las principales normas de tráfico tanto para peatones, como para ciclistas y para conductores.

Los alumnos de quinto curso de Anejas han disfrutado de una mañana diferente, fuera del aula, y se han llevado una experiencia que casi todos los leoneses recuerdan y de donde se han llevado un aprendizaje.

Una de las cosas que más les cuesta a los 'pilotos por un día' es tener que ir despacio. «Cogen el coche y se piensan que son Fernando Alonso, lo que peor llevan es controlar la velocidad», explica la agente encargada de recibir a los colegiales en la instalación.

La actividad, que se encuadra dentro de la Semana Europea de Movilidad, también ha servido para tratar un tema de actualidad como es el uso del patinete eléctrico, un asunto que será «tema del futuro» y que se busca una solución para regularlo en la ciudad de León.

Recuerdos desde siempre

El concejal de Movilidad, Vicente Canuria, también ha acudido a esta cita y recordaba su experiencia en el circuito urbano de León: «Aquí sufrí mi primera colisión, con mi hermano, que desoyó las recomendaciones del policía y, a partir de entonces, supongo que las cumpla a rajatabla», bromeaba.

Stop, ceda el paso, giro obligatorio a la derecha... no han sido pocas las regañinas que se han tenido que llevar los pequeños por incumplir algunas de estas normas básicas de circulación.

A pesar de ello, han mostrado maneras y en el recuerdo se llevarán la aventura del conocimiento y la idea de cómo circular en una ciudad ya sea sobre dos piernas, sobre dos ruedas o sobre las cuatro yantas.