El comité de huelga de los buses urbanos de León carga contra el Ayuntamiento por considerar «ajeno» el conflicto

Concentración de los trabajadores del servicio urbano de autobuses de León, de la empresa Alesa SAU./Campillo
Concentración de los trabajadores del servicio urbano de autobuses de León, de la empresa Alesa SAU. / Campillo

Consideran que el Consistorio ha permitido «la supresión del mantenimiento y observancia del equipamiento» | Los convocantes de la huelga aseguran que el seguimiento en la segunda jornada de huelga ha llegado al 85%

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El comité de huelga del servicio de transporte urbano de León de la empresa Alesa Asau acusó este martes al Ayuntamiento de León de alegar «una postura de mediación» entre la empresa y sus trabajadores ante un conflicto que «consideran ajeno» y que ha llevado a convocar paros intermitentes de hora y media por turno de lunes a viernes hasta el próximo 24 de mayo.

Más información

Para los trabajadores, «la única mediación que sostuvo el Consistorio se produjo en una reunión con el concejal de Seguridad y Movilidad, Fernando Salguero, a petición de los trabajadores, en la que el Ayuntamiento, apostando por la empresa y con el desconocimiento de la representación de los trabajadores, lavándose las manos, convocó a gerencia y recurso humanos, al interventor, al técnico del Ayuntamiento y al concejal de Hacienda, Agustín Rajoy, para decirnos que no a todas nuestras demandas».

Asimismo, acusaron al Consistorio de «no velar por el cumplimiento del pliego, permitiendo la supresión del mantenimiento y observancia del equipamiento, autorizando que se amplíe la vida útil de los autobuses, permitiendo que no se desarrolle el SAE en conveniencia, que no se informe y atienda a las necesidades del ciudadano y un largo» que muestra que «se es despreocupa del transporte público en particular y de la movilidad en general».

Seguimiento del 85%

Para el comité de huelga, el papel jugado por el Ayuntamiento es «determinante», ya que «ha auspiciado el recorte del cinco por ciento del salario bruto del sueldo de los trabajadores, contemplado en sus planes de austeridad derivados de la crisis, planes que propiciaron no sólo dicho recorte sino también la disminución de varios servicios de autobuses, afectando a unos 10 puestos de trabajo».

Por lo que respecta a la segunda jornada de huelga los convocantes se han mostrado este martes «satisfechos» con el grado de seguimiento.

Según ha asegurado José Antonio Ferreras la plantilla ha participado de forma más activa hasta alcanzar un seguimiento delñ «85%».

Loa trabajadores también han rechazado este martes que se trate de una huelga que tenga «tintes políticos» al coincidir con la campaña electoral advirtiendo que la misma únicamente persigue «recuperar lo perdido durante la crisis».