https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

La comisión de la Enredadera queda herida de muerte tras la ausencia de los concejales del PP

Gemma Villarroel, este miércoles en el Ayuntamiento. / Sandra Santos

La portavoz de Ciudadanos, Gemma Villarroel, señala que «cuanto más quiere escaquearse el Partido Popular y Antonio Silván menos honradez y honorabilidad demuestran»

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Aunque queden por delante aún dos sesiones por convocar, la comisión municipal de investigación de la Trama Enredadera ha recibido este miércoles una estocada grave, casi fulminante de necesidad. La única presencia del concejal de Ciudadanos, Justo Fernández, obligaba a suspender la sesión prevista, a la que estaban convocados los concejales populares Pedro Llamas y Margarita Torres, los ediles de León en Común y León Despierta; y el único concejal de UPL, Eduardo López Sendino.

La portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Gemma Villarroel, habló ante los medios para criticar que «cuanto más quiere escaquearse el Partido Popular menos honradez y honorabilidad demuestra».

En el ambiente reinaba la ausencia del alcalde Antonio Silván, cuya comparecencia se antoja, siendo optimistas, complicada. La portavoz de la formación naranja mostró la «tranquilidad» de su partido ante la posibilidad de que los populares acudan ante un juez que «les pondría la cara colorada por intentar torpedear algo a lo que el señor Silván se ofreció voluntariamente», mientras que agradeció la labor de los técnicos por «ayudar a eliminar la sombra de la sospecha» que recae sobre el Consistorio leonés.

Así lo apuntó tras anularse la convocatoria al «no contar con comunicación oficial alguna por parte del Partido Popular», lo calificó de «gran incongruencia», ya que según apuntó «ellos que han hablado estos días de la falta de seriedad ahora incurren en una falta ano enviar por escrito una comunicación de no asistencia».

«Todo legal»

Villarroel también señaló que todas las convocatorias están «conformes a la ley», así como que los informes de la secretaría «en ningún caso son vinculantes», sino que «es una información jurídica más» y su preocupación por la «utilización del funcionariado público por parte del Partido Popular».

Para Villarroel, la estrategia del Partido Popular es «inversamente proporcional a la honradez de Antonio Silván», ya que «cuanto más quieren escaquearse de que Silván dé las respuestas, menos honradez y honorabilidad demuestra».

Gemma Villarroel apuntó que Ciudadanos continuará con la hoja de ruta de la comisión de investigación, porque «es algo muy serio y muy riguroso», algo que pensaban que «también lo era para el PP», que ha demostrado ahora que «pesan más los intereses electorales».

Seguir adelante

Por ello, señaló que sigue en pie la convocatoria del día 6 de marzo, cuando estaba prevista la comparecencia del alcalde de León, Antonio Silván, a quien instaron a «dar un paso adelante» y «acuda a contestar a las preguntas y cumplir con la promesa que hizo a los ciudadanos de someterse a dicha comisión», aunque «no le importe dejar en esta situación al resto de compañeros concejales y él irse de rositas».

Villarroel insistió en que Cs consideró razonable la propuesta de la comisión de investigación «ante la que Silván se comprometió a someterse a sus preguntas», motivo por el que se mostró «orgullosa» de haber hecho su trabajo, al mismo tiempo que «defraudada» ante «el engaño» del alcalde respecto a la comisión, ya que «mientras que se mostraba dispuesto a declarar, ahora está poniendo todas las trabas posibles» eludiendo así toda la «voluntariedad con la que se constituyó la comisión».