Un año de cárcel a un falso agente inmobiliario leonés que ofrecía casas de Caja Mediterráneo

Sede de la Caja de Ahorros del Mediterráneo./
Sede de la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

La sentencia establece indemnizaciones de 6.500 y 7.000 euros para dos de las víctimas, que llegaron a darle dicho dinero en concepto de reserva de las viviendas que supuestamente iban a comprar

EFE

Un falso agente inmobiliario, un leonés de 52 años, ha sido condenado a un año de cárcel por ofrecer, para su venta, viviendas que tenía en depósito la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

Según la sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Alicante, difundidapor el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV), se condena a este hombre, natural de León, a un año de prisión por un delito continuado de estafa y un delito de falsedad en documento mercantil.

La sentencia, dictada después de que el falso agente inmobiliario reconociera los hechos y mostrara su conformidad con la calificación del ministerio fiscal, establece indemnizaciones de 6.500 y 7.000 euros para dos de las víctimas, que llegaron a darle dicho dinero en concepto de reserva de las viviendas que supuestamente iban a comprar.

Secuencia de los hechos

Los hechos sucedieron a principios del año 2011 cuando el condenado, junto a otro hombre ya juzgado y también sentenciado, conocieron a través de los medios de comunicación las dificultades económicas por las que pasaba la antigua CAM y la existencia de una amplia bolsa de viviendas que la entidad iba a poner a la venta después de que los propietarios no hubieran podido pagar los créditos hipotecarios.

El condenado confeccionó un documento que certificaba que estaba autorizado por el banco, de manera exclusiva, para realizar «todas las operaciones necesarias» para la venta de inmuebles.

Según relata la sentencia, el documento era «completamente imaginario» y solo estaba dirigido a «proyectar una imagen y cualidad irreales frente a los futuros clientes».

E condenado obtuvo de la página web de la CAM un listado de viviendas que la entidad tenía a la venta, la mayoría de ellas ubicadas en Madrid o en la costa mediterránea.

Y las mostró a posibles compradores, a quienes ofrecía un precio inferior al que solicitaba oficialmente la citada caja.

Con este método, llegó a contactar con, al menos, seis posibles clientes, de los que tres le entregaron diferentes cantidades de dinero en concepto de anticipo o reserva de los inmuebles.