Un oasis contra la fría calle

La iniciativa del Centro de Día Concepción Arenal abre un invierno más en León para ser ese recurso con el que aliviar la vida de las personas sin recursos | La Fundación Alimerka vuelve a ir de la mano de la Sociedad San Vicente de Paul para hacer realidad este programa, que recibe más de una veintena de personas cada día

Un hombre es atendido en el programa del Centro de Día Concepción Arenal. / Noelia Brandón
NACHO BARRIO León

Salir a la calle en este lunes de noviembre cumple con lo que uno puede imaginar para León. La lluvia, el frío y la oscuridad desde las seis de la tarde son un combo que no ayuda a sacar la sonrisa. Tarea difícil pero no imposible. Y para muestra, un botón.

Tres voluntarias reciben en el local de la Sociedad San Vicente de Paúl en el primer día del Centro de Día Concepción Arenal, la iniciativa realizada con la Fundación Alimerka con la que se ofrece un respiro a las personas sin recursos de la capital. En una tarde así apetece el café tranquilo, mejor si va con una pasta.

Las partidas al solitario, las cabezadas y alguna lectura interesante copan los quehaceres de las más de veinte personas que llenan hoy la sala. «Les damos un café y un dulce de once a doce y por las tardes de cinco a seis», comenta Piedad, una de las voluntarias.

Aunque muchos no se arrancan a hablar, no faltan los que se entretienen comentando las cosas que les preocupan o llaman la atención. «Esta es una convivencia distinta de la que estás acostumbrada, pero llena», asegura.

Contando con 17 personas por la mañana y 25 por la tarde, se espera que éstas sean las cifras habituales en este invierno que se antoja duro. Unas cifras que la Sociedad trabaja porque sean menores cada año.

El Centro de Día Concepción Arenal vuelve un año más a ser esa opción necesaria para aquellos que huyen del frío invierno, encontrando más que calor y café.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos