https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Las cabinas de teléfono se quedan colgadas y las 40 'supervivientes' en León tienen los días contados

Cabina de teléfono en Santo Domingo. / S. Santos

La decisión de quitar a las cabinas del servicio universal abre la puerta a suprimir dos de cada tres, dejando a la capital con apenas una docena

A. CUBILLAS León

Las cabinas de teléfono se quedan colgadas. Prácticamente en desuso, se han convertido en una parte más del mobiliario urbano de las ciudades, siendo su uso una imagen del pasado, quedando relegadas a casos de emergencias.

Las nuevas tecnologías y, con especial incidencia el móvil, han sido sus grandes rivales a batir y ninguno de ellos ha tenido piedad con ellas. Tanto que hoy por hoy pasan completamente desapercibidas por el ciudadano.

Y si no, deténgase un segundo y piense dónde podría encontrar una cabina de teléfono en León ciudad. Seguramente ni tan siquiera sea capaz de situar dos e incluso alguno pensará que en la actualidad ya no existe ninguna.

Pero la realidad es que aún son cuatro decenas las cabinas que hay repartidas por diferentes puntos de la capital leonesa aunque en su mayoría tan sólo queda uno de los dos teléfonos

Santo Domingo, San Isidoro, la Inmacualda, José Aguado, Santa Ana, República Argentina, Fray Luis de León o Saénz de Miera son algunas de las calles en las que están repartidas las 39 cabinas que hay en la capital leonesa, a las que se suman las dos de Armunia, la única pedanía de León con cabinas.

A eso se suma que la mayoría de las cabinas dobles, diseñadas con un teléfono por cada lado, han perdido uno de ellos, quedando sólo el soporte.

Los días contados

Sin embargo, su vida tiene los días contados. Tras dos años seguidos obligando a Telefónica a hacerse cargo de ellas, el Gobierno ha aceptado sacarlas del servicio universal de telecomunicaciones, y lo mismo hará con las guías de números de teléfono.

En la actualidad tan sólo dos de cada tres son rentables por ello, sin esa obligación, al menos 12.000 de las 18.000 que aún existen repartidas en todo el país podrían ser finiquitadas en 2019. Y eso que en la última década se han ido eliminando cerca de 5.000 al año. Y León, no será una excepción, por lo que si se cumplen las previsiones apenas quedarán una docena a partir del próximo año.

Esa consideración –que vienen defendiendo Telefónica y la propia Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)- la tenían desde hace tiempo en la Comisión Europea, y por eso aconsejó su eliminación. Francia, Bélgica y Dinamarca ya lo hicieron, mientras Italia está en camino.

En España se inicia ahora el proceso, de manera que puede que los teléfonos públicos no lleguen a centenarios. El primero se montó en el Parque del Retiro madrileño en 1929, aunque la cabina como tal no llegaría hasta los años 60.

Es la historia de la España del siglo XX que pone punto y final en el siglo XXI. Habrá que esperar si tras esta decisión del Gobierno se intenta dar una nueva vida a estas infraestructuras que ya forman parte del paisaje urbano de León y España.

Telefónica desarrolló conjuntamente con iUrban un proyecto piloto para digitalizar las cabinas y convertirlas en puntos inteligentes de información y en estaciones de carga de teléfonos móviles en las ciudades. Un proyecto que nunca llegó a León, donde su única alternativa a fecha de hoy es como soporte publicitario o bien ser arrancadas para siempre.