https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Ratifican los cuatro años de cárcel para el leonés que atracó con un cuchillo a un repartidor de Telepizza

Imagen de una moto de Telepizza. /
Imagen de una moto de Telepizza.

La Audiencia Provincial desestima íntegramente sus recursos y da como valido el relato de la víctima así como la identificación de un agente de la policía

A.C.
A.C.León

La Audiencia Provincial de León ha ratificado la condena de cuatro años de cárcel para un leonés que atracó a punta de cuchillo a un repartidor de Telepizza tras desestimar íntegramente el recurso de apelación contra la sentencia dictada el 19 de marzo ene l Juzgado de Instrucción nº3 de León.

Según el auto al que ha tenido acceso este diario, el tribunal entiende como prueba «suficiente y decisiva» el testifical de la víctima así como su identificación que realizó durante una rueda de reconocimiento y la celebración del juicio.

Además hace alusión a la participación de un agente policial que, a través de una fotografía colocada en el perfil del teléfono desde el que se verificó la llamada realizada al repartidor, logró la identificación del autor al ser un viejo conocido por la policía.

Asimismo, determina que está probado que la llamada a la pizzería la realizó a través del teléfono móvil de su novia y cómo el uso de una braga y una capucha no era para combatir el frío, tal y como alegaba en su recurso, sino para evitar la identificación por parte de la víctima.

Los hechos juzgados tuvieron lugar el 14 de marzo de 2018 cuando el acusado llamó al Telepizza para solicitar el envío de dos pizzas a un domicilio en León capital. Una vez que el repartidor llegó al portal, el acusado le abordó por la espalada.

Para ello, se cubrió el rostro con una braga y se sirvió de la capucha de su cazadora, acercándose hasta el repartido al que, exhibiéndole en actitud hostil un cuchillo de cocina que acercó a su cuello, verbalizó su disposición a pincharle con el arma si no le entregaba todo lo tenía «Dame el dinero que te pincho».

Por temor a ser agredido, el repartidor le hizo entrega de 20 euros en efectivo así como dos pizzas, dos helados y dos coca-colas, todos ellos tasados en 36 euros.