https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El artesano de la fotografía

La calle Ancha se convierte en un estudio fotográfico improvisado en el que un astorgano ataviado con una cámara de cajón inmortaliza a los viandantes al estilo tradicional

El artesano inmortaliza a los viandantes con una cámara de cajón. / I. Santos
ANA GONZÁLEZLeón

Decía el fotógrafo Ansel Adams que el componente más importante de una cámara está detrás de ella. Manejando una cámara de cajón en plena calle Ancha como si del siglo pasado se tratara está Ángel, un astorgano que con paciencia, mucho mimo y de manera completamente artesanal registra para siempre a vecinos y turistas de León en blanco y negro.

Su única herramienta, una cámara de cajón también llamada minutera que le acompaña a ferias, eventos y festivales y que este verano se ha instalado en pleno centro de León. El artesano explica que este tipo de cámaras, que toma su nombre porque se entregaba al cliente en unos minutos, estuvo funcionando desde principios hasta mediados del siglo XX.

Un artilugio que despierta el interés de personas de todas las edades y procedencias, de algunos porque les recuerda a las fotos de su niñez, y de otros por lo novedoso que les resulta encontrar un «fósil» en medio de la calle.

Pero el motivo no importa, y muchos se animan a invertir diez minutos de su tiempo en posar para la cámara, que inmortaliza a todo tipo de amantes de la fotografía.

Ángel explica que el mecanismo es sencillo. Se trata de una cámara oscura formada por un cajón de madera donde ingresa la luz a través de una lente. La imagen se ve reflejada de forma invertida en un cristal que se encuentra en su interior, donde se coloca el papel en el que se revela el negativo. Una vez se consigue esta imagen, se repite el proceso sobre la copia y la imagen cobra vida.

Todo un proceso artesanal que sorprende a los viandantes, que como apunta Ángel «no están acostumbrados a ver este tipo de cámaras y la esencia de lo analógico se ha perdido, desvirtuando la fotografía».

Por suerte, todavía quedan amantes del blanco y negro y la fotografía en papel que se animan a invertir en estos trabajos artesanales y gracias a los que, de alguna manera, el pasado revive y queda inmortalizado para siempre.

Temas

León, Arte