Amilivia: «Las instituciones de control externo mejoran la calidad democrática»

Mario Amilivia, en un acto público./
Mario Amilivia, en un acto público.

Mario Amilivia cesará dentro de diez días como presidente del Consejo Consultivo de Castilla y León y ese mismo día accederá a la presidencia del Consejo de Cuentas

EFE

El presidente del Consejo Consultivo de Castilla y León, Mario Amilivia, que dentro de diez días dejará esta institución propia de la comunidad autónoma para presidir el Consejo de Cuentas, ha justificado el papel de estos organismos de control externo en la mejora de la calidad democrática.

Estas instituciones «se están demostrando muy útiles y casi me atrevería a decir que fundamentales para la mejora de la calidad democrática», ha asegurado en una entrevista con EFE el jurista y político leonés.

Amilivia, que ha ocupado la presidencia del Consultivo durante once años y tres meses, ha anunciado que el próximo día 23 de enero se producirá el relevo de consejeros de esa institución autonómica y esa misma jornada se incorporará al Consejo de Cuentas de Castilla y León, del que será su presidente.

Ha subrayado la labor que juegan este tipo de organismos a la hora de ejercer un control externo de las Administraciones, por lo que ha defendido su pervivencia siempre que estén, como ocurre en Castilla y León, «adecuadamente dimensionados, con consejos reducidos, plantillas ajustadas» y presupuestos acordes a su tamaño.

Como ejemplo de su utilidad y eficacia ha puesto el caso del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León, cuya función es asumida por el Consultivo.

Ese tribunal, al que se recurre en casos de contratación pública y adjudicaciones de la Administración, permite que asuntos contractuales que antes tardaban hasta nueve años en resolverse en la vía contenciosa dispongan ahora de una resolución de este órgano en una media de quince días hábiles.

Más de 550 dictámenes anuales

También ha puesto en valor el trabajo del Consultivo, que emite más de 550 dictámenes anuales con un grado de aceptación de casi el cien por cien, y la labor fiscalizadora del sector público que desarrolla el Consejo de Cuentas.

«Creo que hoy en día no hay mayor sensibilidad, que las cuentas del sector público, que el dinero público tenga un control adecuado», ha reflexionado Amilivia sobre el papel de la institución propia de Castilla y León a la que se incorporará.

A su juicio, el Consejo de Cuentas se ha demostrado útil a la hora de mejora la eficiencia en el gasto público, por lo que cuando asuma la presidencia continuará en esa línea, tratará de agilizar los plazos en la emisión de informes y acercará la institución a los ciudadanos.

Mario Amilivia ha detallado que el 23 de enero cesará como presidente del Consejo Consultivo de Castilla y León y tomarán posesión los tres nuevos consejeros de ese organismo: Agustín Sánchez de la Vega -que será el nuevo presidente-, María del Valle Ares y Francisco Ramos.

Esa misma jornada tendrá lugar la toma de posesión de los tres integrantes del Consejo de Cuentas de Castilla y León, en el que repiten como consejeros Miguel Ángel Jiménez y Emilio Melero, y al frente del cual estará Mario Amilivia en sustitución de Jesús Jaime Encabo.

Una vez elegidos los consejeros, los nuevos plenos del Consultivo y del Consejo de Cuentas propondrán los candidatos a presidente de cada institución, que ya han sido previamente pactados en las Cortes, y será en último término el Parlamento regional el que ratifique esos cargos en el pleno que se celebrará el 5 de febrero.

Mario Amilivia ha resaltado que durante su mandato el Consultivo ha reducido su composición ha asumido nuevas competencias y ha estrenado su nueva sede zamorana.

De los nuevos miembros del Consultivo ha subrayado que reúnen las condiciones necesarias para su cargo y les ha recomendado actuar con «serenidad, capacidad de consenso y saber que la opinión compartida es siempre la mejor».

 

Fotos