https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Amilivia aplaude la rendición de cuentas del 87% de ayuntamientos leoneses y aboga por alcanzar el cien por cien

Mario Amilivia, durante su visita a la Diputación de León. / N. Brandón

El nuevo presidente del Consejo de Cuentas se marca como retos impulsar la trasparencia, y promover la formación en rendición de cuentas y respalda la figura fiscalizadora del SAM

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

León roza el sobresaliente en fiscalización. Así lo constatan las cifras que señalan que el 87,7% de los ayuntamientos de la provincia rinden cuentas. Es la cifra que este miércoles puso encima de la mesa Mario Amivilia durante su visita a la Diputación de León como nuevo presidente del Consejo de Cuentas de Castilla y León.

Un porcentaje que supera la media autonómica y que pone de manifiesto la importancia de incentivar a las administraciones en la presentación de las cuentas públicas anuales y que, en el caso de la provincia de León, juega un papel clave la administración provincial.

Al fin de cuentas, a través del SAM –Servicio de Asistencia a Municipios-, la Diputación asume la rendición de cuentas de 573 entidades locales frente a los 52 con los que arrancó su actividad en el año 2006.

A ello se suma, según remarcó Juan Martínez Majo, los 175 ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes que han rendido cuentas en el 2017. «Dentro del conjunto estamos en unos porcentajes aceptables y la gran mayoría de juntas vecinales y ayuntamientos rinden cuentas».

En cualquier caso, el presidente de la Diputación aseguró ser consciente de las carencias y de la necesidad de ir mejorando «aunque se avanzado de manera notable y que estamos en la dirección de intentar llegar al 100%».

Y, para alcanzar este objetivo, Amilivia ha remarcado como retos impulsar una mayor agilidad en la emisión, publicación y divulgación de los informes de fiscalización así como la mejora en la rendición de cuentas y en el seguimiento de observaciones y recomendaciones.

Objetivos que enmarcará en el Plan Anual de Fiscalización que tendrá un marcado carácter social con medidas que afectarán directamente a las entidades locales, como la ponderación de las medidas que se hayan adoptado contra la despoblación o el funcionamiento de los SAM.

Una nueva etapa en la que Amilivia quiere impregnar de cercanía al Consejo de Cuentas porque, según remarcó, fiscalización significa «cooperación, ayuda y colaboración».

El Consejo de Cuentas, dependiente del Parlamento autonómico, es el órgano de control externo encargado de la fiscalización de la gestión económica, financiera y contable del sector público de la Comunidad y demás entes públicos de Castilla y León, función equivalente a la del Tribunal de Cuentas, y se pronuncia sobre la legalidad, regularidad y eficacia en el uso y gestión del dinero público.