https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Alesa recuerda que suma dos millones en pérdidas y acusa de mentir al comité de huelga

Imagen de un bus urbano estacionado en Ordoño II./
Imagen de un bus urbano estacionado en Ordoño II.

La empresa recuerda que las cuentas anuales y el balance de la adjudicataria debidamente auditados están registradas en el Ayuntamiento de León y muestra su predisposición al diálogo para solventar el conflicto

LEONNOTICIASLeón

La dirección de Alesa, titular del transporte urbano en la ciudad de León, ha desmentido este lunes con contundencia las informaciones ofrecidas por el comité de huelga. En este sentido Alesa niega las afirmaciones vertidas por la representación de los trabajadores sobre los resultados de la reunión mantenida con la Intervención municipal.

Alesa recuerda que «todas las medidas de austeridad adoptadas en el contrato a partir del año 2012 fueron aprobadas por mayoría de la representación política del Ayuntamiento de León en cada momento, con el objetivo de reducir el coste que suponía el servicio para las arcas municipales«.

El conflicto

Estas medidas consistieron «en un cambio del contrato para mejorar la situación fiscal del Ayuntamiento; ampliación de la edad máxima de la flota; reducción de tres autobuses/día en las líneas 3, 8 y 11; y reducción del coste para el Ayuntamiento equivalente a una reducción del 5% de los costes de personal de Alesa«.

La empresa recuerda que como consecuencia «de la reducción del 5% de las retribuciones del personal pactada en el Convenio Colectivo Provincial, se redujo en igual medida el importe del pago por parte del Ayuntamiento a Alesa por la prestación del servicio. Esa reducción fue aprobada en Junta de Gobierno de 13 de junio de 2014 por los grupos municipales. A día de hoy se mantiene esta situación«.

Acuerdos plenarios

Alesa remarca en un comunicado que estas medidas y recortes fueron debidamente conocidas por la Intervención Municipal a través de las correspondientes actas oficiales de los acuerdos de los órganos del Ayuntamiento de León, «por lo que la Intervención debería ser plenamente conocedora de ellas».

«Ante la necesidad del Ayuntamiento de León de reducir los costes del servicio de transporte urbano -al igual que en otros ayuntamientos- el Consistorio acordó reducir la remuneración a la empresa adjudicataria, según consta en las actas municipales. Esta reducción continua en la actualidad, y no está en la mano ni es competencia de Alesa retrotraer esta situación«, también añade la empresa.

«Las cuentas anuales y el balance de la adjudicataria debidamente auditados están registradas en el Ayuntamiento de León, por lo que resulta fácilmente comprobable los beneficios reales de la concesionaria, que distan mucho de los que se han publicado. Es rotundamente falso que sean de un millón de euros y es actualmente 1/5 parte de esa cifra, para una inversión de Alesa de más de 8.000.000 de euros, incluyendo la adquisición de más de 30 autobuses«, recuerda la empresa.

Pérdidas

«En este sentido, según consta en el balance de la compañía, a día de hoy muestra unas pérdidas acumuladas superiores a los dos millones de euros desde el inicio del contrato, que Alesa ha paliado con aportaciones de sus socios. En relación a las modificaciones de líneas decretadas y ordenadas por el Ayuntamiento en 2017, tuvieron un coste real de 41.000 euros según consta en acta de Junta de Gobierno Local de 2 de junio de 2017«, recuerda.

Desde Alesa recuerda que cumple escrupulosamente «todas las condiciones que establece el contrato, y que todas las modificaciones han sido aprobadas por los correspondientes órganos de gestión del Ayuntamiento con la debida transparencia y garantía jurídica para todos, y que el servicio de transporte que presta en León cuenta con una de las valoraciones más altas de todas las capitales españolas por parte de los usuarios, que lo puntúan con una satisfacción global de 8,27 sobre 10 en el último estudio realizado«.

Al mismo tiempo la empresa remarca su total disposición al diálogo y a llegar a acuerdos que pongan fin a este conflicto, «manifestando que ante la difusión de informaciones falsas, se reserva el derecho a emprender cuantas acciones legales considere contra sus autores en defensa de la verdad y el honor de la compañía».