Carta a la clase política: «Vosotros pasáis de mis barreras, yo paso de votaros»

Agustín Fernández, este mes, ante los escalones que le impiden acceder al bar del Puente Castro CF./
Agustín Fernández, este mes, ante los escalones que le impiden acceder al bar del Puente Castro CF.

Un aficionado del Puente Castro con discapacidad denuncia que lleva años sin poder acceder al bar del equipo por las barreras arquitectónicas | Denunció en 2017 la situación pero desde entonces nadie ha buscado una solución para que, como ordena la normativa, pueda acceder con normalidad

LEONOTICIASLeón

En invierno, mientras el resto de los aficionados se refugia en el bar de El Golpejar -anexo a las instalaciones deportivas del Puente Castro-, Agustín Fernández Checa se queda a la puerta en su silla de ruedas. Eso sí, le sacan un café.

En los meses de más calor sucede lo mismo, todos los aficionados que acuden al fútbol acceden al interior para tomarse un refresco mientras él mira desde la puerta.

¿El problema? Dos escalones. Dos escalones que separan lo que es y lo que debería ser, la legalidad y las ilegalidades, la normalidad y la anormalidad, la igualdad y una indignante desigualdad.

Agustín es discapacitado y en 2017 solicitó que se pusiera remedio a la situación. La instalación deportiva es municipal y de ahí que su reclamación vaya directamente hacia el Consistorio. Este miércoles, cansado de falta de soluciones, ha hecho pública una carta en la que deja ver su situación y asegura que no votará a quien no ha podido poner soluciones para su situación.

Imagen tomada en noviembre de 2017.
Imagen tomada en noviembre de 2017.

Imagen tomada en mayo de 2019.
Imagen tomada en mayo de 2019.

Esta es su carta:

«'Vosotros pasáis de mis barreras, yo paso de votaros'

Si os reís en mi cara, luego no me pidáis el voto. Y es que la cosa viene de lejos, ya que en noviembre de 2017 puse una queja por falta de accesibilidad al bar del Club Deportivo Puente Castro, ya que tiene dos escalones y por ése motivo no puedo acceder con mi silla de ruedas. Es una situación lamentable, ya que como les decía en mi queja, no puedo resguardarme del frío invernal, en los descansos de los partidos, ni en ningún otro momento.

Ahí me tengo que quedar, pelándome de frió, cuando voy a ver a mi hijo jugar al fútbol, mientras los demás padres y madres pueden tomar un café en el bar.

Bueno, he de decir que más de uno me ha sacado un café caliente a la calle, pero como parece obvio, no es lo mismo, yo también quiero entrar.

Y es que estamos ya en mayo de 2019, y desde entonces hasta ahora nada de nada, y eso que le he trasladado mi queja personalmente al Defensor del Discapacitado, que se ha dejado el alma intentándolo (gracias José Manuel), pero también han pasado de ti amigo.

Te interesa

También lo han intentado otras personas, entre otros mi exsuegro (gracias Eladio), que fue presidente del CD Puente Castro. Y eso que dicen que si tienes buen padrino puedes conseguir las cosas más fácilmente, pues ni con ésas.

Pues nada, la conclusión de todo esto es que tanto al ayuntamiento de León y expresamente al Concejal implicado en dar una solución, como al CD Puente Castro, carecen de empatía alguna(supongo que porque no tienen ninguna discapacidad y no pelan el frío que pelo yo) y demuestran una dejadez en éste asunto que no raya, es un insulto hacia las personas con discapacidad, las cuales un escalón o dos, nos hacen ser desiguales, cosa que tiene solución, eso sí, con voluntad y empatía.

Por eso, como decía al principio, ahora que llegan las municipales, si os reís en mi cara, luego no me pidáis el voto, ni a mí, ni a aquellas personas que sí son capaces de demostrar empatía con las personas con discapacidad».

Más información