https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Adiós Ramadán, bienvenido Shawwal

Cerca de 700 musulmanes de la capital y alrededores acuden hasta el aparcamiento del Estadio Reino de León a celebrar el fin del Ramadán, un tiempo de abstinencia y oración que da paso al mes de Shawwal con la festividad del Eid Ul-Fitr

Los musulmanes de León despiden el Ramadán en el aparcamiento del Reino de León. /Marce Álvarez
Los musulmanes de León despiden el Ramadán en el aparcamiento del Reino de León. / Marce Álvarez
Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

León, capital del 'viejo reino', ha sido siempre lugar de paso de culturas. En ese Camino fundamental, cada cultura ha dejado su poso y no han sido pocas las que han decidido a lo largo de la historia que la orilla del Bernesga es buen lugar para asentarse.

Con el día comenzando a despertarse, el León que cree en Alá despidió el Ramadán (que comenzó el pasado 5 de mayo), con un rezo comunitario, como es tradición.

El calendario lunar ha deparado este año un ayuno de 29 días, desde que sale el sol hasta el ocaso, y este martes los musulmanes leoneses regresan a sus rutinas cotidianas

Tras un mes de piedad, privación y oración, cerca de 700 musulmanes dijeron adiós por este años al mes de Ramadán. Un acto con el que los 3.000 integrantes de la comunidad musulmana de la capital (que llegan a 5.000 en la provincia) despiden uno de sus meses clave en el calendario.

¿Qué es el Ramadán?

El ramadán corresponde al noveno mes del calendario de la Hégira, referencia para los musulmanes en sus fiestas religiosas y que se basa en el ciclo lunar.

Este calendario cuenta con once días menos que el solar. Por esa razón, las fechas del comienzo y del fin del ramadán cambian todos los años.

Este mes de ayuno y oraciones es uno de los cinco pilares del islam, junto con la profesión de fe, la obligación de orar cinco veces diarias, la limosna y la peregrinación a La Meca.

Durante este período, los creyentes deben abstenerse de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta del sol. Para la religión musulmana, el ramadán es un mes de piedad, caridad y frugalidad. El ayuno es concebido como un esfuerzo espiritual, una lucha contra la seducción de los placeres terrenales.

El primer día está determinado por la noche de la duda, durante la cual se observa la aparición del primer cuarto creciente de la Luna, que debe ser visible y debidamente comprobada.

Teólogos, sabios y religiosos se reúnen en consecuencia todos los años para fijar la hora precisa, variable según los lugares del globo. Deben respetar el ayuno todos los creyentes que han superado la pubertad. Las familias, sin embargo, van acostumbrando progresivamente a los niños a ayunar.

Un periodo de ayuno caracterizado también por los opíparos banquetes nocturnos y en el que el recogimiento de los más religiosos se mezcla con un ambiente festivo en el que la noche se transforma en protagonista de cada jornada de este mes.

¿Qué viene ahora?

Después este mes tan característico toca ahora recibir el mes de Shawwal con la festividad del Eid Ul-Fitr, que literalmente significa 'romper el ayuno'. Los musulmanes leoneses se han unido a sus familias entregándose regalos mientras comparten mesa y mantel.

En el caso de Astorga la oración se celebró en el parque de La Eragundina.