https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El acusado de lanzar un cóctel molotov en un albergue de Villafranca asegura que todo es un «montaje» y los testigos le desdicen

El acusado, durante la celebración de la vista oral este martes en la Audiencia Provincial de León. /
El acusado, durante la celebración de la vista oral este martes en la Audiencia Provincial de León.

Varios hospitalarios relatan sus amenazas y cómo le vieron huir del lugar de los hechos tras la explosión | Fiscalía mantiene la petición de seis años y medio de cárcel y la defensa la libre absolución

A. CUBILLAS León

Carlos Gómez Crespo, acusado de lanzar un cóctel molotov en un albergue de Villafranca del Bierzo, ha negado con rotundidad los hechos. Es más, ha advertido de que “todo es un montaje”. Así se ha referido en el último turno de palabra durante la celebración de la vista oral que este martes ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de León a pesar de que se ha negado a responder a las preguntas tanto de Fiscalía como de su defensa.

Sin embargo, los diferentes testigos han señalado directamente su autoría. Así lo han ratificado uno de los hospitalarios encargados del albergue Ave Fénix, que ha relatado cómo vio aproximarse al albergue al acusado con una bolsa cargada de botellas. Segundos después, sintió una explosión y vio al acusado “corriendo por detrás de la iglesia”.

“Era él. No me cabe la menor duda”, aseguró el testigo, que además recordó como días atrás el acusado les había amenazado con quemar el albergue, comentándole incluso que tenía conocimiento no sólo para confeccionar bombas sino para aumentar el poder de su detonación “incluyendo ralladuras de aluminio”.

«Era él sin ninguna duda»

Una versión que ratificó otro hospitalario del albergue y propietario del terreno en el que se asienta, que recordó que se vieron obligados a expulsar al acusado por los problemas ocasionados. “No dejaba de tocar todas las cosas. Entraba en la habitación de las chicas, mirar en las mochilas... No nos quedó más remedio que expulsarle del albergue”.

Como respuesta, recibieron una clara amenaza. “Nos dijo que nos íbamos a enterar”, relató el testigo, que además recuerda cómo un día se lo encontró por el pueblo con una botella de ácido clorhídrico. “Le pregunte para qué era y me dijo que con eso hacía bombas”.

Además, señaló que tras la explosión, localizaron en el exterior del albergue botellas, restos de aluminio y el ticket de la compra. Con él, acudieron al establecimiento del pueblo que no sólo confirmó que el acusado había adquirido esos productos sino que les dejó visionar un vídeo en el que se le veía perfectamente. “Sin ninguna dura era Carlos”.

Seis años y medio de prisión vs libertad provisional

Pruebas que han sido suficientes para que el Ministerio Fiscal haya mantenido la petición de seis años de prisión por un delito de tenencia de explosivos y seis meses por un delito de desórdenes públicos.

Por su parte, la defensa ha apelado a la indefensión de su cliente y ha solicitado incluir en la causa un certificado de calificación de minusvalía psíquica.

Con todo ello, ha mantenido la petición de libre absolución al remarcar que, conforme a la legislación, no se puede concluir la existencia de un delito de tenencia de explosivos por tener en su posesión aluminio y una botella de ácido clorhídrico. Una postura que ha confirmado un perito de la Guardia Civil. El caso ha quedado visto para sentencia, que se hará pública en los próximos días.

Los hechos

Los hechos que se juzgan tuvieron lugar sobre las 22:30 hora del 15 de febrero del 2016 cuando el acusado presuntamente se acercó a la parte trasera del establecimiento y arrojó una botella de plástico que contenía una mezcla de ácido clorhídrico (salfumán) y papel de aluminio, conocido como ‘cóctel macgyver’, al patio interior del albergue, donde se encontraba una peregrina francesa.

El artefacto al alcanzar el suelo y dado que contenía una mezcla explosiva de iniciación química, produjo una explosión y posterior humareda por la inflamación del hidrógeno generado, ocasionando un gran caso para los trabajadores y las personas que estaban allí alojadas. En cualquier caso, no llegó a la alcanzar a nadie ni a producir daños materiales.

Contenido Patrocinado

Fotos