La accesibilidad del edificio municipal de Ordoño y San Marcelo es «muy mejorable» y requieren 83 intervenciones

Rueda de prensa en el Ayuntamiento de León. / Sandra Santos

Un informe desvela las necesidades que tienen ambas instalaciones, así como su entorno, para lograr la plena accesibilidad, destacando las carencias cognitivas «que son fáciles de resolver»

RUBÉN FARIÑASLeón

Los dos principales edificios municipales de la ciudad de León necesitan mejorar en materia de accesibilidad.

Un informe ha puesto al descubierto 64 carencias en el Ayuntamiento de Ordoño II y 19 más en el de San Marcelo, destacando las barreras cognitivas existentes en ambas instalaciones y en su entorno.

El estudio 'Análisis y diagnóstico sobre la accesibilidad universal de los edificios municipales de Ordoño II y San Marcelo y entorno', realizado por la empresa n'UNDO, ha expuesto las medidas jerarquizadas que se deberían implantar desde la perspectiva del coste, el tiempo y la prioridad de los proyectos.

Verónica Sánchez y Alejandro del Castillo han expuesto las «oportunidades» que presenta el texto y han señalado que cuando se habla de accesibilidad se piensa en barreras físicas, aunque también hay cognitivas que son «fáciles de resolver», como por ejemplo la revisión de la cartelería y señalética, hasta adaptar baños o la formación y sensibilización del personal de la administración.

Otras mejoras podrían ser adaptar las rampas con los zócalos existentes, crear bucles magnetizados en el salón de actos o poner un mostrador accesible en cada área de atención del Ayuntamiento.

Las necesidades son «habituales» en muchos espacios

El estudio se ha dividido en prioridades imprescindibles, necesarias y realizables y no se trata de un proyecto cerrado, sino que es una herramienta de trabajo que se puede emplear para mejorar la accesibilidad de estos dos edificios de la administración local.

El coste del informe ha sido de 12.000 euros y los técnicos reconocen que el estado de ambos edificios es «muy mejorable», aunque valoran el trabajo en San Marcelo por haber logrado buena nota en un edificio que ha cambiado de utilidad. Además, apuntan, estas necesidades «son habituales» ya que la accesibilidad es un asunto que preocupa desde hace poco tiempo en la sociedad.