Los 4.000 hosteleros de León se enfrentan al reto de suprimir todo tipo de plásticos en 2020

Las pajitas, platos de plástico y utensilios del mismo material desaparecerán en 2020. / Sandra Santos

La normativa europea, de obligado cumplimiento en ese ejercicio, obliga a erradicar botellas de plástico, pajitas, elementos como cubiertos o cuchillos de este mismo material, los platos de un único uso o los envases de comida para llevar, además de prescindir de cualquier mantel que contenga este material

J. Calvo
J. CALVOLeón

El plástico tiene sus días contados en la hostelería de León. Una nueva normativa implantará su prohibición a partir del el 1 de enero de 2020; es decir, dentro de aproximadamente cinco meses. En esa fecha Los restaurantes y el resto de negocios hosteleros tienen, por tanto, que adaptarse a un escenario que para el resto del mapa europeo tendrá carácter obligatorio un año más tarde, en 2021.

El estrecho margen de tiempo obliga a que los 4.000 hosteleros de la provincia de León, 1.800 de ellos en la capital, comiencen de inmediato a tomar medidas que erradiquen la presencia de este contaminante elemento en sus establecimientos.

Inicialmente se fijará un periodo de concienciación antes de entrar de lleno en la erradicación total de botellas de plástico para el agua, pajitas, elementos como cubiertos o cuchillos de este mismo material, los platos de un único uso o los envases de comida para llevar, además de prescindir de cualquier mantel que contenga este material.

Reciclaje actual: 46,6%

La hostelería leonesa asegura estar preparada para el reto. El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de León, Martín Méndez Prieto, advierte que desde hace meses el sector avanza en las prácticas ecológicas, desde el separado de materiales en la basura a la eliminación de todos los elementos que pudieran considerarse contaminantes.

«Lo cierto es que poco a poco el sector ha ido avanzando en el tema del reciclaje, primero se ha hecho en los residuos y después se irá haciendo en el resto de cosas que se nos planteen. Lo que sí puedo decir es que el hostelero, por norma general, es receptivo ante este tipo de cuestiones», asegura Méndez Prieto.

En la actualidad los hosteleros reciclan entorno al 46,6% de sus envases, pero el objetivo es llegar a un reciclado total en 2021. Y si no se cumple el objetivo, eso sí, llegarán las primeras sanciones.

Revisar hasta los tickets

La norma será tan minuciosa, se advierte desde el sector, que se revisará con lupa cualquier aspecto contaminante, y eso incluirá el papel de los tickets de caja. Muchos de los emitidos por los restaurantes contienen bisfenol A, un producto químico tóxico empleado para fabricar plásticos durante décadas.

«Parece que siempre nos toca a los hosteleros afrontar los gastos de este tipo de legislaciones. Lo asumimos, pero quizá sería conveniente que se ayudara para que no suponga una nueva carga. Suponemos que además todo esto incidirá en el proveedor que tenemos pero hay aspectos que nos afectarán», remarca Martín Méndez Prieto.