A tres 'indios' por cada jefe

Castilla y León cuenta con 3,6 empleados por cada jefe./
Castilla y León cuenta con 3,6 empleados por cada jefe.

Las empresas de la Comunidad tienen 3,2 empleados por mando o encargado, una proporción menor que la del conjunto de España, donde los gerifaltes 'tocan' a 3,6 subordinados

ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Dejemos a un lado a los trabajadores por cuenta propia, esa 'especie' laboral a quienes la estadística denomina «ocupados independiente, sin jefes ni subordinados» y que son en Castilla y León un colectivo de 124.200 personas. Tomemos en cambio a los otros 814.700 trabajadores ocupados con los que cuenta el mercado laboral de la comunidad autónoma según la EPA del cierre de 2015, cuya submuestra se publicó esta semana. De estos últimos, 622.800 personas entran dentro de la categoría que el lenguaje oficial llama «empleados»; a quienes otros se dirigen como 'los subordinados'; ellos mismos se autodenominan «currelas»; y la jerga popular ha bautizado como «indios». Todos ellos están a las ódenes de otros grupo entre quienes se incluyen los «encargados, responsables de taller o de oficina, capataces o similares; mandos intermedios; directores de pequeña empresa, departamento o sucursal; y directores de empresa grande o media». O sea, los jefes. Las empresas de Castilla y León tienen, sumados los cuatro escalafones que establece el Instituto Nacional de Estadística, 124.200.

Simplificando, podríamos decir que el escenario laboral de la región arroja un resultado de tres indios por jefe. Digamos que se quedan en jefecillos si los comparamos con los del conjunto de España, que tampoco es que sean 'grandes jefes', pero que tocan a tres y medio. Claro que no hay que olvidar que la estadística es esa ciencia que dice que si una persona se come dos pollos y otra ninguno, entre los dos se han comido uno por barba. De modo que habrá 'súperjefes' con decenas y quizás cientos de empleados; y también situaciones como esa tan 'typical spanish' que se resume en el dicho «pues en mi empresa hay más jefes que indios». Y si triste es ser currito y tener dos o más jefes por encima; no es menos triste ser jefe y tener que compartir medio subordinado con otro gerifalte.

Machismo en el cargo

El colectivo de 124.200 jefes con que cuentan las empresas de Castilla y León se reparte a razón de 68.200 encargados, jefes de taller o de oficina, capataces o similares; 63.600 mandos intermedios; 54.200 directores de pequeña empresa, departamento o sucursal y 4.000 directores de empresa grande o mediana. En el conjunto de España, el panorama empresarial cuenta con 12,48 millones de empleados y 3,44 millones de jefes; además de 1,91 millones de personas sin jefe, ni subordinado.

Por sexo, la estadística constata el sesgo masculino que tiene la jefatura tanto el España como en Castilla y León. Entre los 'jefecillos' la proporción en la comunidad es de 47 hombres por cada 21 mujeres. Los intermedios se reparten a razón de 43 varones por cada 20 féminas. Los pequeños directores son 40 a 14 y los medianos o grandes, diez por cada dos jefas.

También resulta curioso comprobar cómo del total de ocupados, en Castilla y León son jefes de oficina o talles el 7,3%, frente al 5,9% del total de España. También tenemos más jefes medianos: el 6,8% frente al 6%. A partir de ahí, la cosa cambia: pequeños directores son el 5,8% en la región frente al 6,6% nacional y grandes directores, el 0,4% frente al 0,7% del conjunto del país. La proporción de población ocupada y subordinada es del 66,3% en la región y del 69,9% en España. Mientras, los ocupados independientes representan el 13,2% en la comunidad autónoma, bastantes más que el 10,7% nacional.

La submuestra de la EPA que permite analizar el universo de trabajadores según su tipo de puesto laboral incluye un apartado más. En él están las 1.900 personas que hay en Castilla y León que, a la pregunta de "¿es usted jefe o empleado?" contestan: No sé.