El PSOE logra que las Cortes exijan al Gobierno protección para las familias monoparentales

La procuradora socialista por León María José Díaz-Caneja defiende una PNL para elaborar una definición homogénea y crear un sistema de certificación específico que simplifique el acceso a becas y ayudas

El Grupo Socialista ha logrado la unanimidad de las Cortes de Castilla y León para exigir al Gobierno que elabore una definición homogénea de las familias monoparentales. La proposición no de ley (PNL), debatida este jueves en la Comisión de Familia e Igualdad, fue defendida por la procuradora del PSOE por León María José Díaz-Caneja y persigue garantizar un mínimo de protección para las familias monoparentales por parte de todas las administraciones en sus distintos ámbitos de intervención. En su propuesta de resolución, la iniciativa aprobada por el Parlamento autonómico también reclama la creación de «un sistema de certificación específico, un tipo de carné, que acredite la definición administrativa de la familia monoparental, lo que a su vez simplificaría y homogenizaría los procesos para el acceso a becas y ayudas».

Díaz-Caneja señaló en su intervención que actualmente en España el concepto de la familia monoparental es «difuso, no está definido ni jurídica ni socialmente». Agregó que, de una manera amplia, por familia monoparental se entiende aquella familia nuclear que está compuesta por un solo progenitor (varón o mujer) y uno o varios hijos. «Esta definición abarca diversos estados civiles: separaciones, viudedad, madres solteras Ello tiene su fiel reflejo en nuestra legislación y en los diferentes mecanismos de protección social, donde el estado civil introduce significativas discriminaciones», apuntó. La procuradora leonesa aseveró que «para erradicar las diferencias existentes entre las comunidades autónomas y evitar el caos administrativo, es necesario elaborar una definición homogénea de las familias monoparentales».

María José Díaz-Caneja argumentó que el porcentaje de hogares monoparentales en España en 1980 era del 0,5% sobre el total de familias. «Desde esa fecha, esta realidad no ha dejado de crecer alcanzando ya al 9,6% del total», precisó. Según los datos aportados por la parlamentaria autonómica leonesa extraídos de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) del Instituto Nacional de Estadística, correspondientes a 2015, en Castilla y León, hay 91.900 hogares monoparentales, un 1% más que en la pasada encuesta. En 74.400 es una mujer la titular (81%).

La procuradora socialista expuso que las familias monoparentales sufren un mayor riesgo de pobreza y de dificultades sociales que los núcleos biparentales. «En primer lugar, el hecho de hacer frente en solitario al cuidado de los hijos supone siempre una dificultad añadida, supone habitualmente una sola fuente de ingresos y de tiempo de cuidado. Además, dado que la mayoría de los núcleos monoparentales están encabezados por mujeres, es mayor la probabilidad de que la persona adulta tenga un trabajo peor retribuido, o a tiempo parcial. La monoparentalidad suele conllevar más dificultades para hacer compatibles horarios de trabajo y atención de los menores», precisó.

La no regulación estatal de qué se entiende y cómo se acredita la condición de familia monoparental, «plantea un serio dilema a estas familias, pero también a la propia Administración, que en el caso a caso concreto ha de interpretar, de forma arbitraria, qué situaciones entran o no en la categoría», manifestó Díaz-Caneja. Agregó que la esta definición varía en cada comunidad autónoma, «según el estatus legal de la persona cabeza de familia, quienes convivan en el hogar, la edad de lo que se considera menor a cargo o si existe, por ejemplo, pensión de manutención». María José Díaz-Caneja también abogó porque la reglamentación del título de familia monoparental se realice mediante la promulgación de su correspondiente ley, con un articulado similar al de la Ley de familias numerosas.