Roban en León capital por el método del 'tocomocho' 10.000 euros a una mujer que esperaba multiplicar la inversión

La mujer, que retiró el dinero de una céntrica sucursal, fue abordada por tres hombres, uno de ellos con las facultades aparentemente mermadas | Finalmente en el bolso con el botín sólo había harina

J.C.

Un timo viejo, conocido, pero aún efectivo. El 'tocomocho', que ha formado parte de no pocos guiones de televisión, sigue siendo real y aún sirve para conseguir un buen 'botín' a quienes lo ponen en práctica.

En esta ocasión ha ocurrido de nuevo en León capital y la víctima ha entregado a los estafadores la nada despreciable cantidad de 10.000 euros, además de diversas joyas.

Todo sucedió días atrás cuando una mujer, M.P., fue abordada en plena calle por un hombre de unos 50 años de edad y que aparentemente tenía las facultades mentales disminuidas.

El hombre, en una calle próxima al Estadio Hispánico, se acercó a la víctima mostrando un buen número de billetes que tenía que romper porque debía «regresar con las monjitas» y si ellas veían que llevaba todo ese dinero le pegarían.

Así consta en la denuncia presentada en la Comisaría de Policía de León y en la que se remarca, además, de que fue en ese instante cuando otros dos hombres (teóricamente un abogado y un familiar de éste) se acercaron para ver lo que ocurría.

La víctima explicó a los interesados la situación mientras el 'gancho' para el timo insistía en que tenía más dinero en un bolso y que debía romper todos los billetes «por miedo» a que le pegaran «las monjas».

Los compinches y la harina

Según consta en la denuncia, a la que ha tenido acceso leonoticias, los compinches de la víctima invitaron a la mujer estafada inicialmente a repartise el gran botín, algo a la que ésta se negó.

Si accedió sin embargo a las peticiones del hombre aparentemente con las facultades mentales reducidas quien se comprometió a entregar el bolso con fajos de dinero si se le daba a él una cantidad.

Hecho el cálculo por los estafadores se le aseguró a la mujer que la cantidad de dinero que podría haber en el bolso superaría los 100.000 euros.

Domicilio y banco

Convencida de que así era la mujer trasladó a los implicados hasta su domicilio donde hizo una primera entrega de joyas para, a continuación, acudir a una céntrica sucursal del Banco Popular donde solicitó 10.000 euros de efectivo.

Entregada la cantidada los estafadores éstos desaparecieron del lugar dejando a la mujer el bolso en cuyo interior sólo pudo localizar sacos de harina.