https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

La primera fase de la integración del ferrocarril de León supondrá una inversión de 24,83 millones

Imagen de la vieja estación reflejada en la nueva./
Imagen de la vieja estación reflejada en la nueva.

La vieja estación de Renfe se refleja en los ventanales de la moderna terminal de León | Adif Alta Velocidad adjudicará el viernes el contrato a Copasa con una rebaja del presupuesto de 50,5%

J.A.

La primera fase del proyecto de integración del ferrocarril en la ciudad de León supondrá finalmente una inversión de 24,83 millones de euros. El Consejo de Administración de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) Alta Velocidad adjudicará este viernes, 1 de abril, el contrato a la empresa Copasa, que dispondrá de un plazo de dos años para ejecutar las obras, según la información a la que tuvo acceso Ical.

En ese sentido, la sociedad pública, dependiente del Ministerio de Fomento, aprobará el expediente correspondiente a la integración ferroviaria de León en la reunión de esta semana, cumpliendo el compromiso de la ministra en funciones Ana Pastor, que adelantó la adjudicación en marzo de este contrato durante una visita reciente a la localidad leonesa de Astorga. Además, Fomento ha iniciado la expropiación forzosa de 44.334 metros cuadrados para este proyecto.

La compañía ha logrado una rebaja del 50,5 por ciento en el proceso de adjudicación de este contrato, que contaba con un presupuesto base de 50,18 millones de euros. Una vez que la adjudicación sea firme y se difunda en anuncio en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se formalizará la firma del contrato, lo que dejará vía libre a la constructora elegida para iniciar los trabajos, que deberán estar terminados a mediados del año 2018, según el calendario de Fomento.

El proyecto de esta obra ha seguido un ritmo expres de tramitación ya que fue aprobado por el Consejo de Ministros a finales de noviembre. A primer de diciembre, Adif Alta Velocidad licitó las obras con la publicación del anuncio en el BOE. A finales de enero la sociedad cerró el plazo de presentación de ofertas, que no abrió hasta el mes de febrero. Un mes después ha formulado una propuesta de adjudicación, que pone fin a un proceso de cuatro meses.

La compañía, que preside Gonzalo Ferre, ha exigido una garantía provisional de 1,24 millones y una definitiva que ascenderá al cinco por ciento del importe de adjudicación de 20,52 millones (IVA excluido). Además, el gestor de infraestructuras exigirá una garantía complementaria. Las empresas que participaron en la licitación, que se abrió el pasado 5 de diciembre, estan obligadas a mantener su oferta durante un plazo de cuatro meses desde la fecha de apertura de las proposiciones, según recoge las bases del área de Compras y Contratación de la Dirección General Financiera y Corporativa de la compañía.

Solución

La actuación planificada por el Ministerio de Fomento ofrece una solución al diseño de la nueva estación de ferrocarril de León, que desde el 30 de septiembre del pasado año cuenta con el servicio de alta velocidad. La terminal, que se inauguró en marzo de 2011, dentro del 'by-pass' sur de la ciudad, impide que los trenes en dirección al Principado de Asturias continúen su viaje por el trazado urbano, por lo que tienen que retroceder hasta enlazar con un desvío a la entrada de León.

Esta solución provisional se ha mantenido durante años ya que se planificó para acometer el soterramiento de las vías, un proyecto que se diseñó para ser financiado con la venta del suelo ferroviario que iba a liberar las vías y que preveía soterrar 2,7 kilómetros, entre el estadio de fútbol Reino de León y la salida de San Andrés del Rabanedo. La crisis y la caída del precio de los terrenos terminaron con la liquidación de la Sociedad León Alta Velocidad que impulsaba esta obra, si bien el Ministerio de Fomento se comprometió a ofrecer una alternativa para que el tren circulara por donde siempre lo había hecho, en palabras de su titular.

Intervención ferroviaria

El proyecto propone en una primera fase la ejecución de 1.636 metros de vía doble de ancho ibérico (convencional), el cubrimiento de unos 590 metros, desde la avenida de Palencia hasta la de Doctor Felming y la construcción de unos 1.150 metros de cajón ferroviario entre pantallas. De esta forma, la estación de León se mantiene como nexo entre Madrid y Asturias, conservando su ubicación en el centro de la ciudad y las obras realizadas para la construcción de la nueva terminal. Esta intervención urbanística, la más ambiciosa de los últimos años en la capital, eliminará el fondo de saco y mejorará la permeabilidad en San Andrés del Rabanedo.

Para ello, Fomento prevé convertir la terminal es una estación pasante en algunos andenes con la construcción de uno central de nueve metros de ancho y 410 de longitud útil de estacionamiento, que absorberá el tráfico hacia Asturias, evitando la pérdida de tiempo que supone la entrada en la estación tal y como está diseñada en este momento. Además, el túnel dispondrá de instalaciones de seguridad, cinco salidas de emergencia y una acceso desde la estación. El edificio actual, con 1.273,6 metros cuadrados de superficie construida, se ampliará en 450 metros cuadrados, para dar servicio a este nuevo andén. También, se acondicionará un nuevo aparcamiento con capacidad para 76 plazas.